Español Portugués, Portugal

España y Portugal han comunicado a la Comisión Europea un aumento en las posibilidades de pesca de sardina ibérica, que se amplían hasta las 19.106 toneladas, de acuerdo con la decisión conjunta adoptada por ambos países.

Esta cifra supone duplicar prácticamente la cantidad que se había fijado provisionalmente al inicio de la campaña de pesca el pasado 1 de mayo.

Según ha informado el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, esta actualización de los límites de captura se basa en la nueva evaluación científica disponible, publicada por el Consejo Internacional para la Explotación del Mar (ICES), y que había sido solicitada por ambos países en virtud de la información científica obtenida esta primavera, principalmente por el buque oceanográfico ‘Miguel Oliver’.

La evaluación del ICES confirma que la biomasa de la población de sardina ibérica ha experimentado un importante incremento, lo que demuestra que las medidas de gestión y los esfuerzos realizados en los últimos años están cumpliendo los objetivos marcados.

Por ello, España y Portugal han acordado aplicar la regla de explotación, (considerada por ICES como precautoria a finales del año pasado), que permite continuar con dicha senda de recuperación, con el objetivo marcado del año 2023.

Para la pesquería de 2020, la aplicación de la regla de explotación supone, dentro del acuerdo de reparto entre ambos países, una cantidad disponible para la flota española de 6.400 toneladas, el doble de la prevista al inicio de la pesquería.

Este incremento beneficiará principalmente a los barcos de cerco del Cantábrico y Noroeste, cerco del golfo de Cádiz y flotas artesanales, como las que faenan con los artes de xeito, racú y piobardeira, dentro de las claves de reparto establecidas en la Orden Ministerial de 1 de junio de 2018, por la que se establece el plan de gestión y recuperación para la sardina de las aguas ibéricas.

Boquerón y jurel

Por otra parte, el ICES ha publicado también las evaluaciones científicas para las poblaciones de boquerón y jurel, desde Finisterre hasta el golfo de Cádiz, que muestran una mejora de su situación biológica. Por ello, el ICES ha recomendado un incremento de las capturas de ambas especies de alrededor del 50 y 10 por ciento, respectivamente, y que se fijarán próximamente.

En concreto, el incremento de las capturas de boquerón servirá para fijar la cuota disponible para el próximo periodo de gestión, desde el 1 de julio de 2020 al 30 de junio de 2021. En el caso del jurel, la recomendación científica será utilizada para fijar la cuota disponible para el año 2021, en el Consejo de Ministros de Pesca de la Unión Europea del próximo diciembre.