Español Portugués, Portugal

La economía portuguesa no se recuperará completamente de la conmoción provocada, por la covid-19, hasta que no se registren las cifras alcanzadas antes de la pandemia; un escenario que no se producirá hasta el año 2022.

Esta recuperación se iniciará en 2021, donde la COSEC ha estimado que la economía de América Latina crecerá más de un 6%. Un crecimiento que se produce después de la recesión de un -8%, que todavía se sentirá durante el año 2020. Dicha caída, se ha visto acentuada por una tasa de desempleo del 7,8%.

Sólo en el tercer trimestre, más de 125.700 personas se han inscrito en las oficinas de empleo de todo el país. Muchas, sobre todo, relacionadas con el sector turístico, las cuales no esperan encontrar empleo hasta principios de la primavera del año que viene.

La recesión de la economía portuguesa puede explicarse por el confinamiento. Un confinamiento que ha provocado una gran caída del consumo, y de las actividades relacionadas con la hostelería y la restauración; el transporte; la confección y el calzado; el entretenimiento y la cultura, así como del mobiliario y de los artículos para el hogar. No obstante, de cara a esta recuperación, Portugal se beneficiará del impulso internacional del comercio de bienes, cuyas exportaciones representan el 27% del PIB nacional.

Una actividad que permitirá iniciar la recuperación es la reestructuración del turismo, han explicado los analistas (pero no volverá a los niveles anteriores a la crisis hasta 2023), y en donde es muy probable que se mantengan medidas de contención en países estratégicos como España, Francia y Reino Unido. Este grupo de países experimentará un descenso del PIB superior al 10% durante el año 2020.

A escala mundial, solamente la economía china está creciendo.