Español Portugués, Portugal

Portugal contempla, en su Plan de Recuperación y Resiliencia (PRR) para acceder a partidas comunitarias tras la crisis de la covid-19, un proyecto transfronterizo con España para la explotación de litio, con el objetivo de dinamizar la construcción y el reciclado de baterías eléctricas para automóviles.

«Dando una doble respuesta a las estrategias europeas para las materias primas y las baterías, Portugal pretende desarrollar con España un sector industrial y de innovación de procesos y productos, que permita el buen aprovechamiento […] del litio existente en los dos países; desarrollando un proyecto transfronterizo para la construcción y reciclaje de baterías eléctricas para automóviles», desarrolla el PRR, puesto en consulta pública por el Gobierno portugués.

En una parte del Plan, dedicada a la cooperación con otros países, el Ejecutivo portugués señala que «no sólo los principales yacimientos de litio se encuentran próximos a la frontera, sino que Portugal posee la capacidad de atraer la tecnología y empresas interesadas en su refino». Por esa razón, el Instituto Ibérico de Nanotecnología, perteneciente a los dos países, «está desarrollando proyectos de creación de células de última generación que podrán, en breve, entrar en fase de pruebas», sostiene el Gobierno luso en el documento.

«El paso intermedio entre el refino y la producción de baterías es la fabricación de células de litio», añade. El objetivo es que los negocios relacionados con la construcción y el reciclado de baterías se «instalen en las regiones fronterizas entre Portugal y España, beneficiándose además de la fuerte presencia de la industria automovilística en los dos países», indica el PRR.

El Gobierno portugués recuerda que el Reglamento relativo al Mecanismo de Recuperación y Resiliencia prevé proyectos transfronterizos entre los Estados miembros. En total, el Plan de Recuperación y Resiliencia de Portugal enumera 36 reformas y 77 inversiones en los ámbitos social, climático y de la digitalización, por un total de 13.900 millones de euros en subvenciones.

Tras un borrador presentado a la Comisión Europea en octubre del año pasado, y un proceso de conversaciones con Bruselas, el Gobierno portugués ha presentado la versión preliminar y resumida del PRR en consulta pública, en la que también se prevén 2.700 millones de euros en préstamos, a pesar de que aún no se ha decidido que Portugal recurra a esta parte del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, el principal instrumento del nuevo Fondo de Recuperación de la Unión Europea.

El pasado mes de septiembre, la Comisión Europea defendió la explotación del litio en el norte de Portugal, en el marco de la estrategia de la Unión Europea para reducir la dependencia exterior de materias primas esenciales, pero pidió diálogo con las comunidades locales. «Portugal es muy fuerte en energía renovable; a saber, la solar y la eólica, y para ello es necesario almacenar la energía [a través del litio], no sólo para el sector del automóvil, sino también para las baterías industriales», ha defendido el vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de las Relaciones Interinstitucionales, Maros Sefcovic.

Preguntado específicamente sobre la oposición que los planes para la minería de litio en Portugal han recibido por parte de las poblaciones locales de las zonas con potencial identificado y de grupos ambientalistas, el responsable europeo ha dicho tener «conocimiento» de tal contestación, no sólo en el país sino en otros Estados.

Las cuentas de Bruselas indican que Europa necesitará 18 veces más litio en 2030, y 60 veces más en 2050, para las baterías de los coches eléctricos y el almacenamiento de energía.