Español Portugués, Portugal

La Comisión Europea (CE) aprobó esta semana la concesión de 264,95 millones de euros para mejorar la conexión ferroviaria de alta velocidad (AVE) entre Madrid y Lisboa. Según el Ejecutivo europeo, se estima que en diciembre de 2022 empiecen las obras, cuyas actuaciones se desarrollarán, principalmente, en Extremadura.

La inversión, financiada por los Fondos de Cohesión, servirá para «mejorar el servicio de pasajeros y mercancías de larga distancia, y reducir las emisiones de CO2».

Este desembolso repercutirá en 178,6 kilómetros de la línea Plasencia-Cáceres-Badajoz, una de las áreas con menos infraestructura construida de los 715 kilómetros que componen la ruta Madrid-Lisboa. Otros dos sectores que aún necesitan ser ajustados, según la Comisión, son los comprendidos entre Plasencia y Madrid, y entre Badajoz y la frontera portuguesa.

Una vez finalizado el trabajo, se espera que los trenes puedan circular, como máximo, a 300 kilómetros por hora entre las dos capitales de la península ibérica.

Bruselas anunció esta semana inversiones de 1400 millones de euros en «proyectos verdes», los cuales serán repartidos entre varios países, entre los que se encuentran República Checa; Croacia; Rumanía; Hungría; Polonia, y Portugal.

Para Portugal, la Comisión Europea aprobó una inversión de 107 millones de euros del Fondo de Cohesión, para la modernización de la red de metro de Oporto, que representa cerca del 25% de los costes totales del proyecto.