Español Portugués, Portugal

El Eixo Atlántico recupera la iniciativa para impulsar las infraestructuras transfronterizas tras el parón electoral en los Gobiernos de España y Portugal. Esta coyuntura coincide con el clima preelectoral para elegir presidente de la Xunta. No obstante, quien tiene las competencias de infraestructuras estratégicas entre países son los Estados.

Por ello, el Eixo Atlántico, en el ámbito de las infraestructuras, mantendrá reuniones con los ministros responsables de obras públicas de España y Portugal para «el seguimiento de las obras previstas en el 2º Paquete de Infraestructuras paralizadas por los procesos electorales de ambos países para concluir o avanzar obras como el bypass de Braga, la Salida Sur de Vigo, el corredor del Atlántico, en el ámbito ferroviario y las conexiones viarias entre Ponferrada-Barco de Valdeorras-Monforte-Ourense, el tramo pendiente de la conexión Lugo-Santiago y la mejora de la carretera que une Bragança con Puebla de Sanabria», según informa en un comunicado.

La cohesión social, la crisis demográfica y la captación de inversiones y talento centrarán los objetivos del 2020, en el marco del desarrollo de la agenda urbana del Eixo Atlántico, aprobados en la Asamblea General donde se incorporaron Povoa de Varzim y Culleredo como nuevas ciudades.

Matosinhos acogió la XXVIII Asamblea General del Eixo Atlántico, con la presencia de alcaldes de los 35 municipios gallegos y portugueses que la integran. La Asamblea General aprobó un presupuesto de 3,9 millones de euros para el presente ejercicio del que el 80% estará dedicado a las actividades y proyectos que desarrolla el Eixo Atlántico.