Español Portugués, Portugal

Pedro Calapez (Lisboa, 1951), expuso por primera vez en España en 1986, en ARCO. Desde entonces, el pintor portugués ha participado en numerosas exhibiciones, tanto colectivas como individuales, y algunas de sus obras forman parte de las colecciones de varios museos españoles, entre ellos el Reina Sofía. El destacado representante de la pintura contemporánea lusa da a conocer sus nuevos trabajos, realizados en los últimos ocho meses, y habla de ellos con EL TRAPEZIO.

 ¿Qué encontramos en esta exposición?

La mayoría son trabajos inéditos , pinturas que usan el aluminio como base. El registro de una buena parte de las piezas es el tradicional, pero también presento telas y papeles pintados al óleo. Es mi trabajo normal, mis preocupaciones tradicionales.

Pero en un año que no ha sido normal

Sí, yo pasé el primer mes del confinamiento ordenando cosas y después regresé al trabajo. Mis dos asistentes se quedaron en casa y he trabajado solo. Además las exposiciones en museo se han aplazado

¿En qué momento se encuentra su obra?

Veo una continuidad de mi trabajo. Hago pintura y los temas están relacionados con el hecho de trabajar en un espacio que desafía la

Mirada. La mirada se transforma. El trabajo del artista es un trabajo de miradas.

Los temas han ido cambiando, he tenido épocas más centradas en el diseño de espacios, en la arquitectura. Aquí las piezas son individuales, se ven una a una

El montaje de la exposición es fundamental para su obra. ¿Por qué?

El espacio sin nada es un espacio visual y cuando se pone algo se transforma para su lectura. Te da una percepción diferente. Estudié el palno de la galería para decidir el lugar de cada obra.

¿Cómo impactan sus obras en el público?

El artista trabaja para sí mismo pero es importante saber que va a tener otra mirada. Esas otras miradas están convocadas en el acto de pintar.

Las obras promueven diálogos, crea comunidad entre unos y otros. El artista no logra estar alejado del mundo, nos encontramos con el otro.

Los trabajos que presento son abstractos pero cuando las personas miran con atención, con el tiempo descubren discrepancias que aparecen dentro de la pintura. Hay desequilibrios, contrastes que se descubren con la mirada física. La pintura tiene la misión de recordarnos que está aquí, necesita el contacto visual.

Ya han pasado más de 30 años desde que expuso en España por primera vez, ¿cómo ha sido su relación con el público español?

Estuve en ARCO en 1986 por primera vez, participé en varias digresiones oficiales en los años 80 y entré en el MAAC de Badajoz. Pero lo que realmente me permitió dar a conocer mi trabajo en España fue el Premio de Diseño de la Fundació Pilar i Joan Miró, de Mallorca en 1995. A partir de entonces las galerías españolas me empezaron a contactar y hay un conjunto de personas, público y coleccionistas, que conocen mi trabajo. También ha sido importante mi regular presencia en ARCO y la adquisición de una de mis obras por parte del Museo Reina Sofía. Uno de mis cuadros ha sido seleccionado para estar presente en la próxima edición de ARCO, en julio de 2021,  con la Galería Fernando Pradilla.

 


 

Pedro Calapez, uno de los grandes pintores portugueses

Bajo el título Con una nube en el medio, Pedro Calapez reúne una selección de pinturas sobre lienzo, papel y aluminio. «Pedro es uno de los grandes pintores portugueses, muy conocido en España, donde siempre ha estado representado. Es uno de los grandes renovadores de la escena pictórica, gran investigador de las corrientes de los años 70», explica Elena Fernández Manrique, directora de la Galería Fernando Pradillo, situada en la Calle Claudio Coello, 20, de Madrid.  De su obra destaca «su color, la composición, la forma y la estructura, y el soporte». Recuerda que con el uso del aluminio «rompe la superficie pictórica». Una exposición que estará abierta al público hasta el 12 de diciembre y en la que «se puede ver a Pedro Calapez en todo su esplendor, se ven los elementos que le definen».