Español Portugués, Portugal

La región española de Andalucía, con 8.410.000 habitantes, y la República de Portugal, con 10.276.000, han tenido una evolución de la pandemia bastante similar.

Las comparaciones normalmente se hacen entre países, pero no resulta muy ilustrativo comparar Estados de muy distinto tamaño y población.

Dentro de la península ibérica, Andalucía y Portugal tienen extensión, población y nivel de desarrollo parecido, por lo que la comparación resulta más oportuna en términos epidemiológicos. (Tabla)

Población Superficie KM2 PIB Per Capita
Portugal 10.276.000 92.391 19.870
Andalucía 8.410.000 87.270 19.107

 

Las dos entidades tienen también unas concentraciones urbanas semejantes, con dos ciudades, Lisboa y Oporto en Portugal, y Sevilla y Málaga en Andalucía, que agrupan gran parte de la población.

Los datos de la pandemia ofrecen bastantes similitudes. Con las estadísticas disponibles a las 2:00 am del día 9 de abril, Portugal tiene declarados 13.141 casos y 380 fallecidos, y Andalucía 8.997 casos y 605 fallecidos. Ajustando a la población de cada zona, por cada 100.000 habitantes, Portugal tiene 127 casos y 3,7 fallecidos, y Andalucía 107 casos y 7,6 fallecidos. La disparidad principal viene de la mortalidad, mayor en la región española.

En los principales focos en la península Ibérica, Madrid alcanza 635 casos por cada 100.000 habitantes y Cataluña casi 400. Se observa que tanto Portugal como Andalucía han contenido relativamente bien la epidemia, con una extensión entre 4 y 6 veces inferior a la de Cataluña y Madrid.

El estado de alarma, con la limitación de movimientos y actividades, comenzó en Andalucía el 14 de marzo, cuando la región contaba con 304 casos y 3 fallecimientos. Portugal, por su parte, declaró el estado de emergencia 4 días después, el 18 de marzo, pero ya tenía declarados 642 casos y 2 fallecimientos.

La causa principal, de los buenos datos portugueses y andaluces, podría estar en una mayor anticipación en la adopción de medidas en el desarrollo de la pandemia, en relación con el foco inicial en Madrid. Andalucía se “benefició” de un estado de alarma declarado para toda España, pero propiciado por la situación explosiva de Madrid. La República Portuguesa dispuso de un margen de tiempo que supo aprovechar, declarando el estado de emergencia en un momento pandémico aún controlable.