En Trujillo nace la nueva arquitectura institucional de la coordinación ibérica

En lo que se refiere a la Estrategia Común de Desarrollo Transfronterizo el hito más importante es el Estatuto del Trabajador Transfronterizo

Comparte el artículo:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

Con 15 minutos de retraso ha llegado a la Cumbre Ibérica el primer ministro António Costa en una de las semanas más turbulentas de su trayectoria política. Sánchez ya estaba en lo alto del Castillo de Trujillo cuando el helicóptero de Costa hacía maniobras para aterrizar en la localidad extremeña. El primer ministro portugués no se ha pronunciado -a lo largo de la jornada- sobre la crisis política de su Gobierno, lo que ha frustrado a los periodistas lusos. Costa es un ortodoxo diplomático y mantiene un sensato criterio de no hablar de política interna nacional en visitas a terceros países.

El presidente español ha recibido a Costa con elogios y un efusivo abrazo, que ha repetido horas más tarde cuando han firmado la renovación del Tratado de Amistad y Cooperación. Sánchez ha echado un capote a su colega ibérico, considerando que “pocos presidentes europeos tienen su habilidad para negociar y llegar a acuerdos”. Y ha reiterado su valoración de que Portugal es un ejemplo de estabilidad política. Mientras se firmaban los 8 acuerdos entre los ministros correspondientes, ambos jefes de Gobierno sonreían y hacían comentarios cómplices con la discreción de las mascarillas. Después llegó su turno y firmaron este Tratado de marcado caracter iberista, respetando las soberanías nacionales.

En el momento en el que la prensa aguantaba al sol en lo alto del Castillo, lejos de allí la sociedad civil protestaba en la Plaza Mayor (contra las minas, por un tren digno y mayor integración ibérica). Entre los movimientos sociales estaba el Foro Cívico Ibérico, cuyos miembros han leído en público su manifiesto y han divulgado el nuevo libro de EL TRAPEZIO: Iberia, tierra de fraternidad, que ha despertado el interés del alcalde de Badajoz.

Para Extremadura esta Cumbre ha podido ser agridulce por las tímidas declaraciones de ambos presidentes sobre la eterna promesa incumplida de un AVE o un tren de altas prestaciones de Madrid a Lisboa en un plazo razonable. Costa, sin embargo, sí que ha remarcado que a Portugal le interesa conectar a Sines con el Mediterráneo, dando valor geoestratégico a Extremadura, sin dejar de mencionar las conexiones Oporto-Vigo, Aveiro-Salamanca y Algarve-Andalucía.

En lo que se refiere a la Estrategia Común de Desarrollo Transfronterizo el hito más importante es el Estatuto del Trabajador Transfronterizo, que puede ser la palanca jurídica en 2022 para avanzar en el acceso de los rayanos a los servicios públicos de ambos países. Otra novedad de la Cumbre es que aparece por primera vez el concepto cooperación transfronteriza para las regiones ultra-periféricas. Por otro lado, Costa ha llamado a superar la visión de la dicotomía litoral-interior en el país luso, producto de estar de espaldas con España, con la nueva visión -más amplia- de un mercado ibérico de consumidores.

Esta ha sido la primera Cumbre con lema: “Por la movilidad sostenible”. Y en ella, ambos Gobiernos han acordado trabajar en iniciativas conjuntas en torno a cuatro ámbitos: 1) Vehículo eléctrico y conectado y la valorización y gestión de las materias primas críticas para la transición energética; 2) Transición ecológica y energías renovables, incluido el hidrógeno renovable; 3) Programas y tecnologías espaciales; 4) Desarrollo de capacidades e infraestructuras digitales. Además, Sánchez ha reafirmado la importancia tanto de crear una “alianza ibérica digital”, como de identificar proyectos concretos.

Según informa la Declaración conjunta, se incluyen iniciativas como “la creación de una plataforma común para el desarrollo de un clúster ibérico del vehículo eléctrico, fomentando proyectos industriales integrados; el fortalecimiento de la interoperabilidad de la infraestructura de puntos de recarga eléctrica; el diseño y puesta en marcha de un Programa Ibérico para la minería verde y la cadena de valor de las baterías; el establecimiento de una plataforma de colaboración en actividades de I&D que promuevan procesos de descarbonización en el ámbito del hidrógeno y las energías renovables; compartir mejores prácticas para la descarbonización de territorios insulares; la promoción en Extremadura de un Centro Ibérico de investigación de Energías sostenibles; la colaboración en el ámbito de las tecnologías espaciales para la observación de la tierra y la articulación de sus beneficios industriales y tecnológicos; y el desarrollo de proyectos conjuntos entre la red de Digital Innovation Hubs de los dos países, especialmente en ámbitos como los espacios de datos, la Inteligencia Artificial y la ciberseguridad”.

TRATADO DE AMISTAD RENOVADO

La firma del nuevo Tratado supone una nueva arquitectura institucional para la coordinación y cooperación bilateral, transfronteriza, ultraperiférica, europea y global. El anterior Tratado se firmó cuando España no era parte de la OTAN. Entonces los países ibéricos ni pensaban que iban a estar juntos de un mismo espacio institucional, como la Unión Europea o la Comunidad Iberoamericana.

Para el movimiento iberista, este Tratado es una victoria dado que recoge en buena medida gran parte de las reivindicaciones para mejorar la coordinación institucional. Sólo hay que leer el artículo 3 y 5 para darse cuenta:

El Tratado también contiene consensos importantes para la diplomacia ibérica como:

“Conscientes del nuevo contexto geopolítico internacional, en el que asume particular trascendencia la pertenencia a la Comunidad Iberoamericana de Naciones, la vocación atlántica de ambos Estados y la importancia de sus relaciones con África y con la región del Mediterráneo”.

“Reconociendo la importancia de la conservación de la biodiversidad y la unidad que conforma el patrimonio natural de la península ibérica, las Partes se comprometen a continuar cooperando en la conservación de especies, en particular de aquellas más amenazadas, y a luchar contra las especies exóticas invasoras”.

“Las Partes manifiestan su voluntad de contribuir a la profundización de la Unión Europea y al fortalecimiento de la integración europea, estableciendo a dicho efecto mecanismos de coordinación bilateral previa y procurando abordar de forma coordinada los retos presentes y futuros, en particular mediante la interlocución continua a todos los niveles y en distintos ámbitos sectoriales de la agenda europea”.

Aquí pueden leer: el Tratado de Amistad y Cooperación y la Declaración conjunta.

Noticias Relacionadas