Español Portugués, Portugal

La Fundación Luso-Española quiere aprovechar la próxima Cumbre Ibérica para dar voz a un proyecto de red de salud que una los servicios médicos de Portugal y España, ha afirmado su presidente, José António Silva e Sousa. «Las Cumbres Ibéricas siguen debatiendo los tradicionales temas transfronterizos, que son temas del siglo XX. Es el momento de debatir temas para el siglo XXI, en concreto en un área crucial como es el de la salud», ha declarado a Lusa Silva e Sousa.

El presidente de la Fundación Luso-Española quiere presentar a los Gobiernos de Portugal y de España un documento de reflexión sobre la creación de una red ibérica de salud, aun antes de la próxima cumbre bilateral. La Cumbre Ibérica estaba marcada para el 2 de octubre, pero tuvo que ser aplazada, quedando aún en abierto el nuevo cronograma de la reunión entre los Gobiernos portugués y español. Sin embargo, el responsable de la Fundación Luso-Española considera que las Cumbres Ibéricas están desperdiciando oportunidades de lanzar nuevos temas que interesen a las poblaciones de los dos países y propuso que la sociedad civil presione para crear una tarjeta ibérica de sanidad.

«Esencialmente, será una tarjeta que permite a un portugués o a un español tener acceso a los servicios de salud en cualquiera de los dos países, sin burocracias ni complicaciones», ha explicado José António Sousa e Silva. Esa tarjeta permitiría a los ciudadanos de los dos países marcar una consulta en un hospital o una clínica de cualquier de los dos lados de la frontera, así como crear sinergias entre los profesionales de salud ibéricos.

Esta tarjeta de salud ibérica implicaría a hospitales y clínicas privadas, pero Sousa e Silva cree que puede fácilmente ser adaptable a los servicios nacionales de Salud (SNS) de Portugal y de España, si fuera esa la voluntad de los Gobiernos de Lisboa y de Madrid. «Estamos pensando esto a nivel de sociedad civil y de los servicios privados. Sin embargo, no vemos obstáculos a que pueda extenderse al servicio público», ha explicado Sousa e Silva.

El presidente de la Fundación Luso-Española da como ejemplo lo que ya pasa en las maternidades de la zonas fronterizas de los dos países, que dan asistencia a ciudadanas de cualquiera de los dos países y que, en su perspectiva, muestran como este modelo puede ser ampliado a todo el territorio de Portugal y España.

La Fundación va a movilizar agentes de esta área, como seguradoras, clínicas privadas, hospitales privados, médicos, técnicos de salud, para lanzar una plataforma de apoyo a la futura tarjeta de salud ibérica, en un futuro próximo. José António Sousa e Silva está elaborando un documento para entregar a ambos Gobiernos.