FUNIBER crea la «Cátedra de Estudios Iberoamericanos y de la Iberofonía», bajo la dirección de Durántez Prados

La Cátedra abordará varias disciplinas como "Geopolítica y Relaciones Internacionales, Historia, Filología, Cultura, Arte y Pensamiento, Economía y Cooperación"

Comparte el artículo:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

La Fundación Universitaria Iberoamericana y su red de universidades en tres continentes han creado la Cátedra FUNIBER de Estudios Iberoamericanos y de la Iberofonía, que aborda el estudio del espacio mundial iberohablante de América, África, Europa, Asia y Oceanía, la primera en su género, bajo la dirección del doctor Frigdiano Álvaro Durántez Prados, profesor adscrito al claustro docente de la Universidad Europea del Atlántico.

La nueva Cátedra integrará expertos de diferentes países y especialidades, y abordará varias líneas de estudio y de trabajo, entre ellas «Geopolítica y Relaciones Internacionales, Historia, Filología, Cultura, Arte y Pensamiento, Economía y Cooperación Técnica e Internacional para el Desarrollo, Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, así como otros ámbitos del conocimiento». Para el cumplimiento de sus fines, diseñará y realizará cursos y programas académicos en el ámbito de la educación superior, promoverá seminarios de investigación y análisis, encuentros y debates, publicaciones, conferencias, etc., al tiempo que establecerá fórmulas de cooperación y colaboración con entidades públicas o privadas –administraciones, organismos internacionales, universidades, fundaciones, empresas y otras– que coadyuven al cumplimiento de sus fines.

La Cátedra ha sido una creación conjunta del Patronato de la Fundación Universitaria Iberoamericana, los Consejos Rectores de la Universidad Europea del Atlántico-UNEATLÁNTICO (Santander, España), la Universidad Internacional Iberoamericana-UNINI (Campeche, México), la Universidad Internacional Iberoamericana-UNIB (Arecibo, Puerto Rico), la Fundación Universitaria Internacional de Colombia-UNINCOL (Colombia) y la Universidad Internacional de Cuanza (Cuito, Angola).

Decisión histórica

En este contexto, «la implicación y la aportación de la Universidad en particular, y de la sociedad civil en general, resultan fundamentales», afirma el comunicado de FUNIBER. Por ello, la propuesta de la Fundación Universitaria Iberoamericana de constituir, con el acuerdo y la participación directa de su red propia de universidades en América, Europa y África, la primera Cátedra mundial de estudios panibéricos y de la Iberofonía ‒la Cátedra FUNIBER de Estudios Iberoamericanos y de la Iberofonía‒, con carácter interdisciplinar, interuniversitario e intercontinental, constituye «una decisión estratégica e histórica que tiene como último objetivo favorecer el progreso de todos los pueblos y países de lenguas española y portuguesa del mundo, algo que redundará igualmente en beneficio de la Comunidad Internacional en su conjunto».

Espacio de la Iberofonía

La condición del español y el portugués como únicas grandes lenguas internacionales recíprocamente comprensibles en líneas generales está en la base del llamado Espacio de la Iberofonía, que corresponde en gran medida al sumatorio de la Comunidad Iberoamericana de Naciones y la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa. Se trata de un conjunto multinacional que, en 2022 ‒año en el que se cumple el V Centenario de la Primera Vuelta al Mundo y el inicio de la primera globalización‒ agrupa a más de 800 millones de personas y una treintena de países de todos los continentes —América, África, Europa, Asia y Oceanía—, constituye el primer espacio lingüístico del mundo y representa la quinta parte de la superficie del planeta, así como la décima en términos demográficos.

En los últimos años se han dado pasos concretos y verificables en su proceso de articulación, lo que contribuirá a dar mayor visibilidad e influencia internacional a los países iberófonos, a promover la cooperación horizontal y triangular entre Estados de todos los continentes favoreciendo de este modo el bienestar de todas sus sociedades, y a equilibrar en términos geoculturales ‒y en beneficio de la mayor diversidad cultural y lingüística de toda la Comunidad Internacional‒ algunos aspectos y cosmovisiones homogeneizadoras de la globalización en curso.

Para Durántez Prados, «se ha constatado que la articulación del Espacio de la Iberofonía ha podido progresar hasta el momento actual gracias esencialmente a la lógica y la inercia derivadas de las afinidades y los elementos objetivos que lo sustentan, así como a esfuerzos individuales y de entidades que han puesto en valor dichos elementos y que han planificado y ejecutado actuaciones específicas en favor de tal articulación multinacional». En este sentido, el Espacio de la Iberofonía «ha venido construyéndose ‒en gran medida y hasta tiempos recientes‒ sin un diseño y un impulso oficiales y estructurados, planteados con una mayor visión geopolítica y colaborativa», ha declarado.

Noticias Relacionadas