Español Portugués, Portugal

Por primera vez, se pone en práctica un proyecto estructural para promover el turismo de toda la frontera bajo el paraguas de la marca «La Raya Ibérica», que cuenta con 9 socios, un plan estratégico y varias guías de turismo.

Con el impulso de Pablo Rivera, director ejecutivo de la Eurociudad Chaves-Verín, y José Couto, presidente de la Consejo Empresarial del Centro de Portugal, los pasados 6 y 7 de marzo, se realizaron unas jornadas de «difusión ibérica» del proyecto «Dos países, un destino», a fin de revalorizar la frontera luso-española como destino turístico.

Durante dos días, empresarios, agentes sociales y técnicos de turismo de los dos países debatieron sobre los temas que afectan al territorio rayano; especialmente, la metodología y la supervisión de la comercialización de los proyectos turísticos de frontera.

El segundo día consistió en recorrer las rutas del contrabando con los protagonistas reales locales, convirtiendo a los turistas en auténticos contrabandistas. La recreación también incluyó el lado represivo, donde los turistas-contrabandistas tuvieron que huir campo a través. Y, aquellos que fueron detenidos, tuvieron que prestar cuentas a los «guardiñas de Salazar».

Pablo Rivera sostuvo que los municipios de los 1.214 kilómetros de la Raya «custodian su historia; una historia en la que se engloban las guerras y las reorganizaciones de territorio; los diversos pueblos que lo ocuparon, y las culturas que se han conformado y transmitido a lo largo de los siglos. La huella de todo ello se observa a simple vista, en la riqueza patrimonial, que se localiza en cada rincón. El visitante que la recorre descubre fortificaciones, castillos, iglesias… capaces de trasladar a quien las contempla a tiempos remotos».

Y, agregó que «La Raya, además, brinda al viajero la posibilidad de sentir el territorio 25 horas al día (por el cambio horario). Descubrir sus espacios naturales, sus ríos (que conectan, y no dividen); y, sobre todo, poder empaparse en sus costumbres; de saborear sus vinos; de degustar su gastronomía, y lo más importante, de conocer a sus gentes, “los rayanos”. La Raya, en definitiva, invita a descubrir; a vivir; a soñar, y a convencer a quien nos visita que esta frontera hispano-lusa no se cruza, sino que se recorre porque la frontera es, en sí misma, un destino turístico».

El proyecto «Destino Frontera» cuenta con varias publicaciones, que pueden consultarse en su página web, donde se divulga el patrimonio de cinco tramos rayanos: Galicia-Norte de Portugal; Norte de Portugal-Castilla y León; Centro de Portugal y Castilla y León; Alentejo-Extremadura, así como Algarve-Andalucía. También promueve transversalmente un turismo del vino (La Raya roja); del agua (La Raya azul); de la cultura (La Raya Naranja), y de la naturaleza (La Raya verde). Entre los aspectos culturales, destaca la arquitectura defensiva; la herencia sefardí; el arte rupestre, y las rutas del contrabando.

Pablo Rivera afirmó que, si se actúa en conjunto, como es el caso de este proyecto que participan nueve socios, habrá «buen viento y buen casamiento». Los nueve socios son los siguientes: Asociación Ibérica de Municipios Ribereños de Duero; Conselho Empresarial do Centro; Eixo Atlántico; Eurociudad Chaves-Verín; Diputación de Huelva; Triángulo Urbano Ibérico Rayano; Diputación de Salamanca; Associação para o Desenvolvimento do Baixo Guadiana, y ZASNET-AECT (Meseta/Biosfera transfronteriza).