Español Portugués, Portugal

La marca Princesa Amandine ha desembarcado en el mercado ibérico con Ibérica de Patatas (Madrid), Zamorano (Barcelona), Udapa (País Vasco) y la portuguesa Campotec como socios. «Queremos ser en cinco años una variedad reconocida por los consumidores y distribuidores, con un posicionamiento de producto de calidad pero de uso cotidiano», ha destacado el presidente de Princesas Amandine Ibérica, Alfonso Sáenz de Cámara Barrón.

El club de empresas se ha constituido para comercializar y promocionar una patata «de carne muy fina y muy reconocida en Francia», por sus «singulares características organolépticas. «Nuestro primer objetivo es impulsar Princesa Amandine para que en España se coman más patatas de forma muy saludable, hervidas o cocidas, en ensaladas, guarniciones, purés, formas de consumir patata hipocalórica que en otros países europeos ya se hace y aquí no», ha añadido Sáenz.

Además del contrato de concesión de la marca, las empresas han adjudicado un contrato de concesión de producción. Para 2020 ya está previsto plantar más de 55 hectáreas en España y Portugal, repartidas en las regiones de Andalucía (Sevilla), Castilla y León, Murcia (Cartagena) y Silveira Torres Vedras (Portugal). De este modo, será la primera vez que no se produzca este tipo de patata en Francia. Tras el éxito conseguido por la marca en Francia, donde se comercializa desde hace una década en las principales cadenas de supermercados, Princesa Amandine estará disponible en los lineales de Alcampo y Lidl.

El mercado de la patata, que mueve 1.108 millones de euros anuales en España, sufrió una desaceleración del consumo doméstico de un 1% en 2018, aunque el aumento de precio del 5,1% provocó un crecimiento del valor del mercado del 4%.