Español Português

La presidenta de la Fundación José Saramago, Pilar del Río, se ha mostrado proclive a un «dialogo multinacional» entre España y Portugal, más allá de «banderías y de Estados».

La escritora española, nacionalizada portuguesa, Pilar del Río, ha participado de la presentación de la revista Portugal. La magia de lo improbable, lanzada por eldiario.es, junto con el director de cine Miguel Gonçalves Mendes y la escritora y periodista Clara Ferreira Alves.

EL TRAPEZIO preguntó a la presidenta de la Fundación José Saramago sobre qué medidas podían tomar los directores de medios de comunicación para crear un diálogo permanente entre la opinión pública portuguesa y la opinión pública española.

Pilar del Río contestó «Leopoldo Alas Clarín publicó un artículo diciendo que la prensa de España y de Portugal, si realmente estaban interesadas en ampliar horizontes y ser más universales, tendrían que tener en cuenta no sólo la otra realidad, sino publicar artículos en el idioma original. Es decir, Leopoldo Alas Clarín, nuestro mejor, decía que la prensa de España, de Madrid, que era casi toda, debería publicar en portugués. Así iremos perdiendo el miedo y empezaremos a entrar».

La escritora española también agregó que los medios de comunicación pueden «tener corresponsales. Y que los corresponsales no estén esperando a ver si hay una crisis con Cristiano Ronaldo para poder colar algo, porque sino no cuelan nada. He sido corresponsal mucho tiempo. Podemos, claro que podemos».

La presidenta de la Fundación Saramago también apuntó a la responsabilidad de los medios al afirmar que «lo que es interesante o no es interesante se decide y se fomenta. Lo que pasa que a los medios de comunicación pues no le parece interesante lo que pasa en Portugal. Y, por tanto, tampoco para los lectores».

La periodista portuguesa Clara Ferreira afirmó que «en el Expresso ya hemos intentado hacer algo con El País pero no ha funcionado». Ferreira se mostró favorable a un «frente sur» de países europeos para tener más peso en la Unión Europea. Una alianza y solidaridad que echó en falta en los momentos más duros de la crisis en Portugal.