El iberismo en los diccionarios

Comparte el artículo:

Es un interesante ejercicio contrastar cómo aparece definido en los diccionarios de español, portugués, gallego y catalán el término iberismo (iberisme en catalán) y otros adyacentes como anti-iberismo, iberista y anti-iberista, para tratar de sacar alguna conclusión e hipótesis sobre la impronta del movimiento cívico-político en el lenguaje.

El Diccionario de la Lengua Española, de la Real Academia, otorga al término cuatro acepciones: “1) Carácter de íbero. 2) Estudio de la historia y cultura de los iberos. 3) Palabra lingüístico propios de la lengua de los iberos adoptados por otra lengua. 4) Doctrina que propugna la unión política o una especial relación sociopolítica entre España y Portugal”.

Aunque el iberismo es un fenómeno que tomó forma en el siglo XIX, no es hasta 1970 que es recogido en el Diccionario de la Lengua Española. La Real Academia Española no hace mención a los términos iberista, anti-iberismo, ni anti-iberista.

El diccionario Priberam, de los más prestigiosos de lengua portuguesa, define el término iberismo, con una solo acepción como la “doutrina dos partidários da união ibérica” y la palabra iberista como “pessoa partidária do iberismo”.

En los diccionarios portugueses sí que se reflejan los términos anti-iberismo que se define como “doutrina ou corrente de ideologia contrária ao iberismo” y anti-iberista definido como “refere-se ao anti-iberismo ou pessoa partidária dessa doutrina”.

El Diccionario de la Real Academia Galega realiza una definición de iberismo similar a la RAE española y tampoco recoge los términos anti-iberismo, iberista, y anti-iberista.

En el Diccionario de Catalán del l’Institut d’Estudis Catalans, encontramos una definición de iberisme con 2 acepciones: “1-Afecció a l’estudi de tot allò relatiu als pobles ibèrics. 2-Doctrina de qui pretén la unió política de les diferents nacions de la península Ibèrica”.

La palabra iberista se define con 3 acepciones: 1) “Relatiu o pertanyent a l’iberisme. 2) Que es dedica a l’estudi de temes ibèrics, a l’iberisme. 3) Partidari de l’iberisme”. Anti-iberismo y anti-iberista no aparecen en el diccionario de catalán.

En el Diccionario brasileño Houaiss, iberismo viene definido de la siguiente manera: “aspiração à união política dos países ibéricos (Espanha e Portugal)”, así como “conjunto de padrões de comportamento, crenças, conhecimentos, costumes etc. correntes na península Ibérica”.

De lo recogido en los diccionarios podemos observar varias cuestiones. Vemos que el diccionario español y brasileño definen iberismo de una manera amplia, con acepciones relacionadas con la lingüística, la antropología, y la que aquí nos ocupa: la acepción política, lo hace al igual que el diccionario gallego.

En el aspecto político se habla en los diccionarios de español y gallego de los partidarios de la unión política entre España y Portugal, que en el diccionario portugués se entiende como unión ibérica y en el catalán como la unión política de las diferentes naciones de la península ibérica.

Podemos observar el sesgo en el enfoque desde el nacionalismo catalán del iberismo al hacer partícipes a las diferentes naciones, entendiéndose en ese contexto, al menos las naciones portuguesa, española, catalana, gallega y vasca, que en 1931 por boca de Francesc Macià proclamó “La República Catalá como a Estat integrat de la Federació Ibérica”. Se trata de una definición del iberismo excesivamente sesgada pues es una visión de una única corriente del iberismo histórico, que en la actualidad tiene escaso recorrido, dejando fuera el pensamiento iberista de los catalanes Pi i Margall y Sinibaldo de Más.

Los diccionarios de español y gallego incluyen en el concepto de iberismo a la ideología que propugna el acercamiento o una especial relación sociopolítica entre España y Portugal. Esta idea es la que incluye dentro del iberismo las políticas de cooperación y el llamado iberismo cultural; se trata sin duda de la acepción que mejor se corresponde con el estado de la cuestión y del actual iberismo del siglo XXI. La visión de solamente referirse a unión ibérica está ya anticuada, no obstante unión ibérica es un término impreciso en el que también se pueden incluir las políticas de cooperación sin necesidad de pretender la fusión de los Estados, de análoga manera a como se hace desde la Unión Europea.

Como ya dijimos las palabras iberistas, anti-iberistas y anti-iberismo no aparecen en el diccionario español, pero sí en el portugués. En Portugal se conoce y se ha dado relativa importancia al iberismo histórico del siglo XIX y particularmente a la reacción contraria al iberismo, con la presencia de una ideología manifiestamente anti-iberista con sus consiguientes partidarios: los anti-iberistas, los cuales se articularon en la Comissão Primeiro de Dezembro, fundada en 1861.

Al diccionario español no llega el anti-iberismo ni los anti-iberistas, pero sorprendentemente tampoco los iberistas, lo cual es un olvido algo grosero, pues iberistas ha habido y hay muchos, entre ellos un académico de la propia Real Academia Española Arturo Pérez-Reverte, al que aprovecho para solicitarle, que desde su sillón T, haga lo que esté en su mano para incluir el término iberisTa en las próximas ediciones del Diccionario de la Lengua Española.

Como conclusión, creo necesario que los diccionarios portugueses incluyan una acepción más amplia del término Iberismo incluyendo los aspectos propios del iberismo de cooperación tan importante en la actualidad y articulado dentro del marco de la UE, y los aspectos del iberismo sociocultural muy presentes en el día a día, especialmente en la Raya. Del lado español lo ya comentado, es necesario que los iberistas estemos también en el diccionario pues somos muchos y algunos muy notables. Por último, señalar que a los responsables del diccionario catalán les haría falta hacer una definición genérica y no particular del término, y también acordarse de que los iberistas existían y existen.

 

Pablo Castro Abad

Noticias Relacionadas

Iberia en datos

Los principales indicadores sobre la realidad de la península ibérica e islas son fundamentales para entender, analizar y valorar las posibilidades de las relaciones entre