Español Portugués, Portugal

En esta histórica final a ocho de la «Champions League» en Lisboa, el Atlético de Madrid es uno de los dos equipos españoles presentes en la competición. Como de costumbre, cada uno de los equipos ha elegido una zona de la región de la capital (o el Algarve, como ha sucedido con el PSG), para realizar los entrenamientos, y los «colchoneros» han establecido su cuartel general al otro lado del Tajo. Juan Félix y Oblack están, así, de vuelta al Caixa Campos, centro de pasantías del Benfica en el Seixal.

Ya que esta competición se jugará en sólo 15 días, es difícil que los pupilos de Diego Simeone puedan salir para conocer la hermosa bahía de Seixal, pero si usted no es jugador de fútbol y tiene algo de tiempo, tome el coche y pase el puente.

En Seixal, y sin perder de vista Lisboa, podrá gozar de una zona ribereña de 14 apetecibles kilómetros, que lo llevarán a utilizar la bicicleta o, si no es muy aficionado al deporte, puede optar por una sencilla, pero siempre relajante, caminata donde el sol de Portugal lo bendecirá. En este municipio podrá disfrutar de una naturaleza única, en donde se destaca el valle forestal de Laurissilva, zona de árboles milenarios.

Junto al agua, en su hermosa bahía, comenzaríamos esta visita con un paseo en bote de fragata. En estos coloridos barcos, que datan de 1914, suelen ir 35 personas, pero las contingencias provocadas por la Covid-19 pueden haber alterado la capacidad máxima de estas embarcaciones a vela; en donde es posible ver el Cristo Rey o innumerables aves que tiene en la bahía de Seixal su lugar de nidificación.

Una curiosidad, el nombre Seixal viene del portugués «seixo» («canto rodado; guijarro»), y si se fija en las orillas del río, encontrará pequeñas piedras.

Si quiere darse un chapuzón, pero sin enfrentarse a playas llenas de gente, las tranquilas piscinas naturales de agua salada son una excelente opción para bucear.

Restos de los «Descubrimientos»

Ya con los pies en la tierra y con los «Descubrimientos» en la memoria, la «Quinta da Fidalga» es un lugar que merece la pena ser visitado. Esta propiedad, que es del siglo XVI, fue propiedad de la familia de Vasco da Gama. Fue aquí donde los hermanos Vasco y Paulo da Gama construyeron las embarcaciones que los llevarían hasta la India. Además, el padre de los dos marineros, Esteban de Gama, fue comisario de Seixal.

En la «Quinta da Fidalga», y en sus jardines con «buxus» recortados y con un lago para pescar de verano, se celebraban recitales de poesía, algo que era muy común entre los fidalgos portugueses de ese período.

Puede que Seixal no le haya dado mucha suerte al Atlético de Madrid, que ha sido expulsado por el RB Leipzig de la Liga de Campeones, pero si tiene unas horas y quiere salir del ajetreo de Lisboa, Seixal es el lugar ideal. Y si decide hacer esta visita durante el mes de agosto, especialmente, en el penúltimo domingo del mes, podrá formar parte de la fiesta del Santísimo Sacramento.