Español Português

La Raya se conoce a menudo como una de las fronteras más antiguas de Europa. Mientras que Europa había pasado por siglos de cambios violentos, la frontera entre España y Portugal se mantuvo relativamente estable. Hoy en día, la frontera está abierta, pero en realidad hay un obstáculo para la fraternidad. No es una barrera física, es la barrera del desconocimiento.

Parece extraño hablar de «desconocimiento» cuando hoy, nuestros países desarrollados, democráticos e integrados de la Unión Europea disfrutan de una relación bastante buena. Somos libres de visitar, trabajar y vivir en los países del otro como si fueran nuestros. Narramos historias de deliciosas comidas, magníficas playas y amores inolvidables que descubrimos en las tierras del otro. España y Portugal tienen mucho que mostrarse entre si… Pero también muestra que todavía hay mucho que no sabemos.

Cuando llegué a Madrid hace cinco años, se me ocurrió la idea de comenzar una carrera en la enseñanza de idiomas, a saber, el inglés. ¿por qué? Porque durante más de 30 años de mi vida, viví usando inglés y portugués al mismo tiempo. Soy totalmente fluido en inglés y puedo identificar cada uno de los Estados Unidos de América y cada provincia de Canadá sin haber vivido nunca fuera de Portugal. ¿Cómo? Porque estos países, especialmente Estados Unidos, quieren ser conocidos. No sé si puedo decir que España tiene el mismo efecto en Portugal, pero no creo que lo haga.

Pensé que enseñar inglés en España sólo sería un trabajo para poder sobrevivir y luego decidir el futuro. Vine sin saber nada de España. Prácticamente sin conocer su geografía o su magnífica riqueza linguística. Improvisando portuñol. Pensando: «verás lo que puedes hacer». Y no tenía idea de que iba a descubrir un país tan similar al mío. Mi español mejoró rápidamente, me volví cada vez mejor en mi trabajo, me sentía cada vez más como si estuviera en casa, cada vez más fuerte y realizado como individuo. Así que me di cuenta de que el conocimiento es libertad.

Para aquellos que nunca salen del lugar donde nacieron, el mundo es un lugar diminuto. La ignorancia es el origen de los prejuicios. Es lo peor que podría haber les pasado a nuestros países: las dictaduras del siglo XX.

El fascismo, por naturaleza, es la exaltación de lo nuestro y el rechazo de lo ajeno. España y Portugal se escondieron entre si, se aislaron detrás de una Raya cerrada. Portugal era la tierra de contrabando, toallas, cigarrillos, y poco más conocían los españoles de nosotros.

Sin embargo, el progreso de las grandes democracias del mundo continuó. Incluso Francia y Alemania, antes enemigos mortales, comprendieron la necesidad de crear la Unión Europea, mientras que nosotros, aquí en la península, continuamos dándonos la espalda, aferrados en el rencor y negando el perdón, hasta el año 1986. Es por eso que hoy, en 2019, debemos deshacer lo que las dictaduras han hecho a la imagen de nuestros países, sanar las heridas del desconocimiento y de los prejuicios. Y eso llevará tiempo.

Me di cuenta de que todavía hay un sentimiento negativo de algunos españoles en relación con los franceses: «No les gustamos». Que algunos franceses tratan a los españoles como si fueran superiores a ellos. Sin embargo, lamentablemente también hay algunos portugueses que acusan a los españoles de lo mismo. Pero esto sucede debido a la ignorancia mutua y se puede remediar extendiendo una mano amistosa al vecino, rechazando los prejuicios.

Las generalizaciones son peligrosas, en cualquier caso. Pensar que «ellos son todos iguales» no sólo es materialmente incorrecta, sino también tremendamente injusta. Si no queremos que «ellos» nos vean a «nosotros» como «todos iguales», entonces tampoco podemos tratarlos a «ellos» de esa manera.

El rápido desarrollo de las relaciones comerciales internacionales en la Península Ibérica es una buena señal. Pero no es suficiente. Cada vez hay más españoles interesados en aprender portugués y viceversa. Pero estamos al principio. Sólo han pasado 33 años desde 1986. Todavía tenemos que insistir mucho en enseñar portugués en toda España. Todavía habrá muchos estudiantes de nivel básico que, interrogados sobre la geografía de Portugal, ríos, ciudades, música y cultura, se encogen de hombros. El fado también se conoce a menudo como el único ejemplo conocido de la música portuguesa. Seguirás viendo malentendidos y diferencias en la mentalidad.

Y si más españoles tuvieran interés en aprender portugués, no sería sorprendente el descubrimiento de una gramática y una fonética más conservadoras, más cercanas a lo que era el español en el pasado, y las «palabras olvidadas» que realmente existen en español a pesar de que rara vez se utiliza: jantar, parabéns, cão, grávida, etc. Los españoles, en realidad, descubrirían nuestros orígenes comunes. ¿Por qué tener miedo de esto?

Sin embargo, nos engañaríamos a nosotros mismos si pensasemos que la ignorancia es exclusiva del lado español. De ser así, habría venido a España con total fluidez en español, y sabiendo ubicar cualquier gran ciudad española en el mapa, sin tener que vivir aquí para aprender estas cosas. Sí, no conocía España, casi por completo. No tenía idea de que podía ser feliz aquí, que descubriría a un pueblo hermano, con más similitudes de lo que imaginaba posible. Me sentí vulnerable en la ignorancia, luché por liberarme de ella y hoy me siento mucho mejor.

Respeto, amor, armonía, amistad, paz, libertad, felicidad, prosperidad… no son, de ninguna manera, las cosas que podemos asumir como garantizados en nuestras vidas. Son ideales que debemos perseguir, en los que debemos creer y por los que debemos trabajar. Es nuestro deber tomar la iniciativa de construir una vida basada en estos ideales. La relación entre España y Portugal ya es buena, pero debemos asegurarnos de que la Raya no se vuelva a cerrar, de que esta relación no se pierda y que siga mejorando. La clave está en la curiosidad, o mejor dicho, en nuestra capacidad (o falta de ella) de suscitar la curiosidad del vecino, para ganar su respeto, para cautivar a su amigo y hacerle entender que es un hermano.

João Pedro Baltazar Lázaro