Español Portugués, Portugal

Suponemos que habrá vida inteligente una vez que pase la actual crisis sanitaria provocada por el coronavirus (COVID-19). Si la hay, y si las previsiones sanitarias oficiales se cumplen, en unos 2 meses y medio, por tanto, para el mes de junio, se empezará a retomar la normalidad.

La prioridad será recuperar la economía, particularmente la confianza necesaria para que sectores como el turismo puedan echar a andar. Aunque nada volverá a ser como antes.

Se va a acelerar enormemente la implantación del teletrabajo, un proceso que estaba deficientemente desarrollado. La restauración y el comercio vía internet, ya muy avanzados, van a pasar a dominar el mercado de forma definitiva. La recuperación del turismo será gradual, pero volverá a ser lo que fue. Este paréntesis puede servir para repensar las estrategias, y dará un tiempo para amortiguar los efectos de la saturación que se veía en muchas ciudades europeas.

La sociedad tiene la obligación, además de colaborar y cumplir con las restricciones impuestas por las autoridades, de mirar hacia adelante, y de seguir estudiando y planificando. Los poderes públicos tendrán que compensar a las empresas y trabajadores que vean su actividad suspendida.

Este tiempo de introspección hay que utilizarlo bien, pues casi nunca se dispone de él. La capacidad de adaptación del ser humano es la característica que mejor nos define como especie. Haremos de la necesidad, una oportunidad; una virtud.

Desde el Movimiento Iberista estamos aprovechando para estudiar y fundamentar propuestas, de cara a la previsible Cumbre de los Gobiernos de España y Portugal, anunciada para junio de este año. No sería extraño que las actuales circunstancias retrasen la cita para el mes de septiembre. En todo caso, lo mejor es estar preparados.

El primer borrador de estas propuestas nace de las diez medidas prioritarias presentadas en el año 2019 en la conferencia ofrecida por la Plataforma Ibérica en la sede de la Eurociudad Chaves-Verín que, a su vez, tomaba algunas ideas de las 111 medidas desarrolladas por el Movimento Partido Ibérico y el Partido Ibérico-Iber.

La filosofía de exponer diez medidas prioritarias es impulsar y presionar para su cumplimiento. Pedimos diez cuestiones relativamente sencillas de ejecutar, en contraste con los 126 puntos de la Declaración conjunta de la última Cumbre Ibérica; o los 50 puntos del documento firmado en 2015 entre el PSOE y PSP, titulado: «Profundizar en la Integración y la Cooperación Ibérica» que, en gran medida, se han quedado en saco roto.

Es importante señalar que algunas de estas medidas pueden elevarse a nivel europeo, de manera que nuestros países sean la vanguardia en políticas de armonización.

Paso a continuación a la exposición, y breve explicación, de cada una de ellas y, en posteriores artículos, podremos analizar algunas con mayor profundidad.

1- Creación de un Consejo Ibérico como una Institución permanente para la gestión de la cooperación reforzada entre España y Portugal. En línea con otras ideas, como la adelantada por Pablo Rivera, de crear una Secretaria de Estado de Iberia (global) en ambos Estados.

Se hace necesario un organismo permanente que garantice el cumplimiento de los acuerdos. Es fundamental que se cumpla el principio de «coste cero». Este nuevo organismo ha de implantarse reorganizando recursos.

2- Definir una política de exterior ibérica. Está planteado en el acuerdo PSOE-PSP, y en diferentes Cumbres. Por tanto, ya es hora de poner negro sobre blanco; encajando su práctica en la dinámica de los gobiernos.

3- Equiparación automática y Catálogo Común de Títulos Académicos. Es una cuestión urgente. La situación actual tiene un retraso de 2 o 3 años en trámites burocráticos, además de abultados costes. Una medida de sentido común. El acuerdo PSOE-PSP de 2015, lo contempla.

4- Ley de Asociaciones Ibéricas. La normativa europea se quedó estancada y, hoy en día, seguimos con diferentes legislaciones. Es necesario y urgente establecer un marco normativo único en este aspecto.

5- Implantación de la asignatura de lengua portuguesa en toda España y de lengua castellana en todo Portugal. Serían unas asignaturas opcionales de obligada oferta por parte de los centros educativos. Actualmente, la oferta de español y portugués es variable, según zonas. Recurrentemente, se habla en los acuerdos hispano-lusos del fomento de las lenguas, pero el avance es desesperadamente lento.

6- Igualar el huso horario en toda la Península. El Parlamento europeo aprobó en marzo de 2019 acabar con el cambio horario invierno-verano, a partir de 2021. Decisión aún no vinculante, pues es preciso el acuerdo de los 27 países de la UE. Reclamamos un mínimo de agilidad, y que ambos países acuerden inmediatamente un huso horario común, sin cambios estacionales

7- Facilitar un espacio mediático común entre España y Portugal. El acuerdo PSOE-PSP de 2015 señala: «Estudiar la creación de un canal de televisión público bilingüe, siguiendo el modelo del canal cultural franco-alemán de ARTE, con vocación iberoamericana».

Como casi siempre, la iniciativa privada ha sido más rápida, y ya tenemos EL TRAPÉZIO, como primer medio ibérico bilingüe, sin necesidad de hacer declaraciones de presidentes, y sin ayudas públicas. Reclamamos incentivos para el desarrollo de medios de comunicación peninsulares.

8- Diálogo entre gobiernos sobre Olivenza y las Islas Salvajes. Son asuntos, especialmente el de Olivenza, que aún pesan en la confianza entre los países; en particular, en sectores nacionalistas. En Olivenza se ha avanzado mucho, y la herencia portuguesa en lengua y cultura es considerada un activo de la población. Pedimos la constitución de una mesa de diálogo permanente.

9- Plan Urgente de Infraestructuras Ibéricas. La Declaración conjunta de la Cumbre de 2018, incluye 11 puntos dedicados a infraestructuras, redactados de manera genérica, con una mínima concreción. Para la próxima Cumbre solicitaremos a los gobiernos medidas concretas, con compromisos presupuestarios y temporales.

Tres carreteras son prioritarias: la Conexión por Autovía de Braganza y Zamora; la conclusión de la Autovía Madrid-Lisboa, por Cáceres y Castelo Branco, y la culminación de la Autovía Valencia-Lisboa, de la que faltan poco más de 100 Km en territorio español, y que lleva 20 años paralizada por diversas controversias.

10- Copas Ibéricas. El ámbito deportivo tiene un importante valor social y simbólico. Proponemos que se oficialicen y generalicen las copas ibéricas, por parte de las federaciones deportivas.

 

Pablo Castro Abad es editor-adjunto de EL TRAPEZIO y licenciado en Ciencias del Trabajo