Fermoselle en Fitur

Comparte el artículo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Una de las representaciones zamoranas más destacadas en la Feria de Turismo de Madrid (FITUR) lleva el nombre de uno de los pueblos, no sólo, más hermosos de nuestra provincia sino de toda la península Ibérica, Fermoselle, adjetivo que sin duda está emplícito en su mismo nombre. Se llenan la boca y el paladar, los ojos se asombran y el alma se solaza ante tan inconmensurable belleza. La galanura de sus cultivos, de sus agrestes peñas, de su castillo en el pico más angosto.

Lo recóndito de sus bodegas que invitan al sosiego, a la calma, al frescor de paredes de piedra talladas hace ya tantos siglos. En ellas, la mayoría visitables, el turista se extasia ante la labor de unos brazos antiguos, milenarios, ante un tiempo en el que la prisa no marcaba el ritmo de una vida estrecha y sin rumbo. Fermoselle es piedra y es vino, es calle adoquinada, es balcón y arquitectura, es bodega, es olor a leña y a tomillo, es sol y viento. Villa encarnada en miles de corazones que dejaron su impronta en cada rincón.

Emigrantes que llevaron por el mundo, en el reflejo de sus ojos, el color de la uva. De esa viña que es madre y sustento, que dorada por el sol reposa, una vez convertida en vino, en la quietud del silencio, que impregna con su aroma el suave ambiente de sus bodegas. Cuevas donde guardar el bien más preciado, el oro en forma de jugo que se extrae gota a gota de una tierra fértil, extraordinaria.

Fermoselle galanura de sabores, de colores que explotan en sus ramales, de madera pintada al estilo fermosellano, único en su simplicidad y fantasía. Recónditos rincones donde todavía se oyen las quejas de amor de las amapolas, donde las vides reposan antes de dar a luz, donde el ciclo se repite desde que Iberia es Iberia, desde que el primer hombre pusiese su antigua semilla en la tierra fecunda que rodea el municipio.

De Fermoselle al cielo y al subsuelo, a lomos de aromáticos caldos, de las alas que dan las flores de sus frutales preñados. De la oscuridad y el silencio de sus cuevas al estallido de su sol que explota en la retina llenando el mundo de pétalos y frutos, de aromas que penetran en el alma y ya nunca se olvidan, como el primer beso.

Fermoselle te atrapa y te envuelve en un voluptuso abrazo del que el viajero ya nunca consigue deshacerse.

Piedra, historia viva de un pueblo que cuenta sus vivencias en cada rincón, en cada rama, en cada parra. Orgullosa y altiva, sabiéndose la más galana entre las hermosas.

Simplemente Fermoselle.

Beatriz Recio Pérez

Noticias Relacionadas

Deja un comentario