Marca “Península Ibérica”

Comparte el artículo:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

El nuevo Tratado de Amistad y Cooperación entre la República de Portugal y el Reino de España es, como vamos analizando en diversos artículos de EL TRAPÉZIO, un gran paso adelante en las relaciones entre los Estados Ibéricos, que precisará de desarrollo y concreción a lo largo de los próximos años y décadas.

Hoy quiero realizar unos apuntes y reflexiones, sobre la proyección comunicativa, a nivel interno en los propios países y a nivel exterior en la comunidad internacional, que el vínculo Ibérico de España y Portugal, tiene y ha de tener en un futuro próximo marcado por instrumentos como el Nuevo Tratado o la Estrategia Común de Desarrollo Transfronterizo.

El actual alcalde de Oporto, Ruí Moreira, lanzó en enero de 2020 la idea de Iberolux. “Siempre creí, desde que Portugal y España tienen democracias, que deberíamos tener un Iberolux, como un Benelux”, dijo en una entrevista. “España y Portugal deberían tener una estrategia coordinada, ya que durante muchos años vivimos de espaldas y con enormes sospechas y desconfianzas”.

Estas declaraciones tuvieron un importante impacto en España, la mayoría de los medios dieron la “noticia” con un enfoque interpretativo haciendo ver que Ruí apostaba por una “unión Ibérica”. Extrañamente algunos de esos mismos medios, que tanta importancia dieron a unas declaraciones de un alcalde, en un contexto informal, ahora ante un Nuevo Tratado de Cooperación y Amistad, no ven sus posibilidades, e incluso hablan de la vacuidad del Tratado.

La Unión del Benelux, llamada así desde 2012, entre Bélgica Holanda y Luxemburgo, puede ser un referente para la Cooperación Ibérica, y ciertamente parece que puedan haberse inspirado en él, quienes redactaron el acuerdo de Trujillo. En el apartado institucional el BENELUX se ha dotado  de Comité de Ministros, Consejo del Benelux, Parlamento del Benelux, Corte de Justicia y Secretaría General, mientras la Cooperación Ibérica derivada del tratado de Amistad, tiene las estructuras de las Cumbres bilaterales presididas por los jefes de gobierno, Instancia de seguimiento de las decisiones tomadas en las Cumbres, Reuniones anuales estratégicas entre los Ministros de Asuntos Exteriores y Ministros de Defensa, Cooperación parlamentaria hispano-lusa,  y Mecanismos estructurados de diálogo entre las sociedades civiles y los Estados.

 Parece que en el Tratado de Cooperación se han evitado términos que sugieran un acercamiento, más allá de lo políticamente correcto, utilizando expresiones tan ásperas como Instancia de seguimiento de las decisiones de las cumbres, donde se podría hablar, por ejemplo, de Comité Ibérico.

Hemos de subrayar que además de los contenidos concretos de la cooperación, la imagen de marca que se proyecta tiene una importancia equivalente y ahí, sin duda, el BENELUX, es mucho más potente que la Cooperación Ibérica. Las estrechas y estratégicas relaciones entre España y Portugal carecen de Marca. Por extraño que parezca el sustantivo Iberia o el adjetivo ibérico, o ibérica, no se encuentran en las denominaciones oficiales de las relaciones de Amistad y Cooperación entre España y Portugal.

La Unión del Benelux, es conocida perfectamente fuera de sus fronteras, al igual que el poderoso eje franco-alemán, que se apoya en el tratado de Aquisgrán, sin embargo, lo ibérico, tienen una imagen interna y externa de percepción débil.

Los medios de comunicación tienen aquí, una importante función a la hora de dar a conocer a la ciudadanía lo que ya existe, que es una profunda cooperación. A día de hoy es extremadamente baja, en los medios generalistas de mayor audiencia a nivel nacional, la atención informativa a la realidad ibérica, que solo mejora en Extremadura y Galicia. El enfoque ibérico de las noticias es prácticamente inexistente, solo se habla de Portugal o de España, pero muy pocas veces de Iberia, e Iberia existe, aquí hay un déficit de comunicación.

Desde esta publicación pionera en el vínculo ibérico, tratamos de llenar este vacío, generando un espacio de comunicación netamente ibérico, pero todos hemos de arrimar el hombro, y el camino solo se ha empezado a recorrer tímidamente. Es de reseñar las series de televisión conjuntas entre TV de Galicia y la Radio Televisión de Portugal. El movimiento iberista viene reclamando cosas sencillas y naturales como mostrar un mapa del tiempo de toda la península en los informativos de las televisiones y dejar de trocear un espacio geográfico natural.

La marca “península ibérica” tiene un amplio recorrido que hacer. Los gobiernos podrían empezar por denominar oficialmente a la Cumbres de los Gobiernos, Cumbres Ibéricas, y no solamente Cumbres de los Gobiernos de España y Portugal. 

 La Marca importa, también y mucho, en todo lo empresarial, especialmente en lo turístico. A este respecto la publicación “Internacionalización Ibérica España y Portugal en la economía mundial, 2020” promovida por el Foro Hispano Portugués de Internacionalización, constituido por la  Universidad Autónoma de Lisboa y la Cátedra Nebrija Santander, es un importante referente para el análisis y la elaboración de estrategias empresariales conjuntas.

 En definitiva, hay una gran distancia entre la Cooperación e Integración, y las posibilidades que abre el Nuevo de Tratado de Amistad y Cooperación, y la comunicación e imagen tanto a nivel interno y externo que se proyecta. Se precisa algo tan básico como un plan de comunicación de la “marca península ibérica” a nivel interno y externo, a desarrollar desde los gobiernos, y las entidades privadas.

 

                                                                                                                                              Pablo Castro Abad

 

Noticias Relacionadas

EL TRAPEZIO: o primeiro xornal ibérico

EL TRAPEZIO (2019) é unha publicación dixital dirixida ás comunidades hispanofalante e lusolusofalante. O seu obxectivo é crear unha opinión pública ibérica, dada a existencia