Español Portugués, Portugal

Hace exactamente seis meses, en el ya lejano mes de marzo, llegaron al hospital de San Juan, en Oporto, los dos primeros enfermos infectados con Covid-19 en Portugal. Hasta entonces, esta enfermedad era algo que sólo formaba parte de los periódicos; y que, para muchos de nosotros (incluida yo misma), estaba en Oriente. Pero al igual que el sol, que siempre sale por este lado del globo, este virus ha estado ganando terreno, y cambiando nuestras vidas por completo.

Hemos visto a la humanidad replegarse y entrar en modo de hibernación; en estado de sitio, a pesar de que no había bombas en la calle, y de que los pájaros no cantaban en un tono diferente (aunque nosotros no los escuchamos). Si fuera a describir aquí todo lo que este histórico y trágico año 2020 nos ha traído, muy probablemente necesitaría un año más y, la verdad, es que aún «falta mucha agua por pasar por debajo de este molino» hasta que la pesadilla termine. Tampoco voy a hablar de las lecciones que hemos aprendido en los últimos seis meses, porque realmente no sé si se ha aprendido algo. No, quiero centrarme en lo que nos queda hasta el 31 de diciembre.

Bueno, hemos llegado a septiembre y las vacaciones han quedado atrás (si no viven cerca de un balneario, como yo; si tienen esa suerte, pueden aprovechar el calor para hacer unas inmersiones), y la escuela y el regreso al trabajo están a la vuelta de la esquina.

Esta vuelta a la normalidad, aunque está muy lejos de lo que era nuestra vida en febrero de 2020, está provocando que muchos países estén sufriendo picos de infección que recuerdan mucho a la primera fase de la pandemia.

En Portugal, donde las cifras también están lejos de ser bajas, el estado de contingencia se retomará este mes en toda la nación; y, entretanto, se han retomado las reuniones del Infarmed, que ahora se celebran en Oporto. Estamos a punto de entrar, si no hemos entrado ya, en uno de los períodos más difíciles del año e, incluso el Gobierno, se ha dado cuenta de ello.

En esta nueva rutina, las mascarillas y el gel hidroalcohólico son el «pan nuestro de cada día». Veinticuatro horas que vivimos cada día como si huyéramos de los demás, lo que resulta imposible cuando tenemos que estar sentados en salas de unos 60 m2.

Estas son algunas de las preocupaciones de los padres y familias de todo el mundo; pero, al final, esta es una prueba por la que tendrán que pasar los estudiantes si no quieren perder un año más. Seamos muy sinceros, será una lucha difícil, y muchos estudiantes han sufrido las consecuencias desde marzo.

Además de las clases, también tenemos el trabajo. Para mí, el teletrabajo es una idea excelente, y estoy de acuerdo con la idea alemana de continuar con esta medida; aunque, la verdad, es que no podemos continuar para siempre con esta situación, ya que la gran mayoría de los trabajadores no pueden ejercer su actividad con un ordenador o una tableta electrónica. Son los mismos obreros que han continuado saliendo a las calles durante el período de confinamiento, y es en ellos en quienes podemos seguir confiando para que el mundo siga girando, pese a que aún estamos medio dormidos tras el paso del verano.

Una vez tuve una compañera de facultad, ella era polaca, que decía que todo se hacía mejor con sol, y que nosotros no entendíamos esto porque los latinos somos un pueblo solar, y creo que tiene razón. Lo peor ocurrirá en noviembre o diciembre, cuando el frío esté instalado en Iberia.

Pero antes de llegar allí, a principios de octubre tenemos la Cumbre Ibérica de Guarda, y hay mucho de qué hablar, pero como se trata de un espacio de opinión, no voy a escribir sobre lo que va a suceder, sino sobre lo que me gustaría que ocurriera. Pero esta vez en serio, y no un montón de promesas sueltas, lo que normalmente nos sirven sin ningún tipo de pudor.

En este encuentro de Guarda (y que Dios nos guarde), los dos gobernantes (de España y Portugal), y sus respectivos ministros, deberían discutir cuestiones tan diversas como una forma de respuesta conjunta a situaciones límite (lo que puede ser tanto a nivel de salud como en relación a los incendios; un mal que los dos hermanos ibéricos padecen de igual forma); un plan de diversificación y reactivación (y aquí, la «Raya» desempeña un papel clave, y debe subrayarse en la estrategia que se ha creado) del turismo y de las economías, que caminan a pasos agigantados hacia recesiones brutales. Como he dicho, se puede decir mucho, pero si no hacen nada, no importa.

Si Costa y Sánchez no aprovechan este momento único para cambiar lo que debe ser cambiado y dar pasos decisivos hacia un futuro mejor, o al menos diferente del que conocíamos hace unos meses, serán olvidados en las arenas del tiempo e, incluso, vistos de lado por sus pueblos (hermanos en las alegrías y en las tristezas), que esperan con expectación esta cumbre. Por lo demás, se espera una fuerte participación de la sociedad civil.

Como simple representante de los jóvenes de este país, espero que se dé una respuesta rápida para que podamos dejar esta situación en el pasado a la entrada del 2021.

España espera este año comenzar a distribuir la vacuna contra la Covid-19 entre su población. En Portugal, sólo hablamos de la campaña de vacunación, pero es la de la gripe. Es cuestión de tiempo, pero en este momento estamos entre los siete peores países de Europa en lo que respecta a la transmisión de este virus.

Mientras esperamos, los problemas de siempre continúan. Estamos a principios de mes, y ya hemos tenido el Avante; el inicio del juicio de Rui Pinto; los desacuerdos en varias ciudades de los médicos con António Costa y de los profesionales de la cultura con la ministra Botellón, así como el veto del público a innumerables eventos. A finales de año, tendremos varias actividades y eventos que nos pondrán a prueba.

¿Qué os ha marcado más en los últimos seis meses?

Prometo no tardar tanto en volver a este espacio para un nuevo artículo de opinión.