Una gota en el océano

Comparte el artículo:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

Cada uno de nosotros es una simple gota en un enorme océano llamado humanidad. Es cierto que no hemos conseguido mucho por nosotros mismos, pero si algo nos ha enseñado el año 2020, para bien o para mal, es que cuando algo malo le sucede a uno, todos los demás se ven afectados. Un virus «nacido» en el otro lado del mundo, una lluvia muy fuerte o una visita que acaba mal. Es verdad que las cosas empiezan a cambiar, con el «V-Day» (plan de vacunación) ya en práctica en el Reino Unido, pero antes de las 12 campanadas y del desembarco de las vacunas en las costas europeas, les entrego algo que ya está empezando a ser costumbre en este espacio. Comenzamos aquí otro breve resumen de las noticias de la semana en Portugal.

¿Cuál es el valor de la vida humana?; ¿valemos todos lo mismo? Aquellos que me contestan que sí, piensan bien, pero en realidad son soñadores. Por supuesto, todos somos iguales, escrito en las constituciones de la mayoría de los países y en la Carta de los Derechos Humanos, pero este es un mundo cínico. La covid-19 puede ser, incluso, democrática, ya que ataca a cualquiera, pero son los famosos y los ricos los que encabezan los periódicos y provocan la conmoción general. Si soy yo o tú, querido lector, no somos más que un número, un pequeño pie de página en el libro de la vida. Debo decir, que he pensado en este tema muchas veces, y no soy la única, basta con ver el boom de testamentos que se han hecho o modificado este año.

Pero volviendo al valor de la vida humana. En marzo, en un día que sería como muchos otros, pero que se vio influido por los primeros casos de infección en Portugal, un ciudadano ucraniano, que estaba en el país de tránsito, fue asesinado por varios agentes del SEF (Servicio de Extranjeros y Fronteras) a golpes. Ihor Homeniuk era su nombre. Sólo que, a diferencia de George Floyd, su nombre no fue gritado en las calles. Fue noticia en aquellos primeros días, pero la verdad es que nadie ha hecho nada en los últimos ocho meses. Este hombre, que dejó esposa y dos hijos pequeños, sólo quería dar una vida mejor a su familia, pero acabó muerto por quien debería haberle ayudado a volver a su país de origen. ¿Qué ha hecho el gobierno? Muy poco, lo que es una mancha para la hospitalidad tan conocida y elogiada de los portugueses. Una vergüenza nacional para un país que se dispone a asumir la presidencia del bloque europeo en las próximas semanas, y durante el primer semestre de 2021.

Sólo en los últimos días se ha dicho que se iba a pagar una indemnización a su pareja, pero creo que ella, al igual que la familia de todos los dolientes (el número de muertos este año en Portugal se ha disparado a números no vistos desde hace 80 años, en el período de la guerra), sólo quería tener a su marido para pasar la Navidad, fecha que para mí (pueden llamarme Grinch, es habitual) es un engaño.

¿Cómo podemos creer en la magia navideña cuando miramos a otro lado y vemos a gente sufriendo? La furia consumista y la ternura que sólo dura un mes debería extenderse por todo el año. Porque las personas sin hogar o ingresadas en el hospital necesitan nuestra ayuda constantemente, y no sólo un día del año en el que llevamos a los cantantes habituales a interpretar las mismas canciones de hace 20 años.

Todo vale por las audiencias, ya sea para retransmitir la Navidad en los hospitales o para dar la noticia en directo de una joven de 21 años que ha muerto en un accidente automovilístico; supuestamente causado por condiciones climáticas adversas y un coche volcado y no señalizado. Un espectáculo macabro, pero que atrae al público, y como se enseña en las clases de periodismo, ¡la sangre y el sexo venden, y venden mucho! Mi querida ERC (Entidade Reguladora para a Comunicação Social), ¿dónde estás?

¿Pero quién era esta joven que «ha conmovido» al país? Qué ha hecho para merecer las condolencias de, entre otros, Marcelo Rebelo de Sousa, el actual presidente que se presenta para un segundo mandato. La joven era de una familia de conocidos cantantes, y ella misma se estaba lanzando al mundo de la música. No tengo nada en contra, pero te pregunto de nuevo, ¿esta es una vida que vale más que las demás debido a su apellido?

Obviamente no tengo pruebas, pero creo que el presidente ha llegado a llamar a alguien de la familia para darle sus condolencias. Hizo lo mismo cuando una conocida presentadora lanzó su nuevo programa (el cual ya no se retransmite), cuando Miguel Oliveira ganó la prueba de Moto GP en el Algarve, o cuando un par de ciclistas, que hicieron una excelente prueba en el Giro de Italia, volvieron a casa. Todos los que de alguna manera se distinguen reciben una palmadita en la espalda, ya que los besos y los abrazos están prohibidos, pero ¿y el ciudadano común? No importa si somos hijos, primos o hermanos de alguien importante y con conexiones. Lo que importa es que todos somos personas, seres humanos sapientes.

Nuestro presidente le ha dado ánimos a todos estos nombres, pero no a la viuda del ciudadano ucraniano que fue asesinado por tres policías de inmigración. ¿Será porque usted es ucraniana y él es el presidente de (y sólo) todos los portugueses o porque ella, el marido (y todos nosotros) somos simples gotas en un océano más vasto? Incluso me dan ganas de citar a Fernando Pessoa, el creador de las fake counts incluso antes de la creación de internet, cuando se pregunta: «El mar salado, ¿cuántas de tus lágrimas son lágrimas de Portugal?» (pido una inmensa disculpa a los individuos si me he equivocado en este pasaje, pero la verdad es que no todos los portugueses tienen alma de poetas, y el especialista de poesía en la familia Rodrigues no soy yo).

Para que no piensen que este es un artículo demasiado sombrío (culpo al mal tiempo que hay afuera. ¡Llueve desde hace tantos días que ya no sé de qué color es el sol!), quiero que el final de este texto tenga un poquito de Navidad, exactamente la misma época festiva que aún en los párrafos anteriores «critiqué». Con más o menos regalos (es que este año el presupuesto está más apretado, ya que todos perdemos ingresos y no sabemos cómo recuperarlos), creo que todos van a comprar, aunque sea un recuerdo para la familia con la que van a pasar la Navidad o el día de Reyes.

En vez de recurrir a grandes espacios comerciales, que están repletos de gente (siempre han estado, pero en otros años era simplemente aburrido, este año es peligroso y puede llevarnos a un «enero negro»), vayan a las tiendas de su barrio, a las pequeñas tiendas. Créanme, van a ganar. Es que además de no estar en grandes aglomeraciones, van a dar una preciosa ayuda para que estos espacios se mantengan.

Sólo en el centro lisboeta, lugar de la ciudad que aún a principios de año rebosaba de gente y de vida, hay más de 100 tiendas cerradas, y muchas otras podrán seguir el mismo fin sin ver la llegada del 5 de enero (fecha del inicio de la vacunación).

Si no nos volvemos a «ver» antes de Navidad, les deseo a todos nuestros lectores la mejor Navidad posible entre los que aman.

Andreia Rodrigues

Noticias Relacionadas