Español Portugués, Portugal

El director João Botelho, que tiene en su currículo la adaptación de grandes obras literarias, en donde destacan «Los Mayas» y «Peregrinación», es el responsable de la película «El Año de la Muerte de Ricardo Reis», que tendrá su estreno mundial el 1 de octubre, pero que ya ha tenido dos pre presentaciones; una en el Teatro São João, en Oporto, y otra en el CCB, en Lisboa.

En este último lugar (CCB), se puede visitar una exposición que transcurre al aire libre, y en donde se pueden ver materiales gráficos sobre esta película, así como una agenda que Saramago hizo sobre la prensa de 1936, y que ha servido de lema para esta película, que tendrá su debut internacional en el Festival de Cine Europeo de Sevilla.

En estos dos días de presentación, han estado presentes los actores, António Costa y algunos miembros del Gobierno portugués. También ha asistido Pilar Del Rio, vida de José Saramago y presidenta de la fundación con el nombre del escritor Premio Nobel de Literatura, que se ha mostrado muy feliz de ver otra de las obras de Saramago adaptada a la gran pantalla.

Saramago, Pessoa y Botelho, unidos por el cine

«El Año de la Muerte de Ricardo Reis» es una producción que narra la rutina de Ricardo Reis (heterónimo de Pessoa) en Lisboa, tras llegar en barco desde Brasil, país al que se había exiliado tras la instauración de la República en Portugal. En este tiempo, Ricardo Reis tiene encuentros esporádicos con el fantasma de Fernando Pessoa.

En uno de los años más complicados de la historia, 1936, con el ascenso de los fascismos y nazismos por toda Europa, estos lúcidos observadores discuten sobre los peligros a los que se enfrentan, e inician su relación. Sólo que dos mujeres, Lidia y Marcenda, las pasiones carnales e imposibles de Ricardo Reis, se entrometen en medio de esta icónica pareja de la literatura portuguesa.

El brasileño Chico Diaz (Ricardo Reis); Luís Lima Barreto (Fernando Pessoa); Catarina Wallenstein (Lidia), y Victoria Guerra (Marcenda), son los cuatro protagonistas de esta trama que se desarrolla en la Lisboa de 1936, y que ha sido grabada en blanco y negro. Técnica utilizada por el realizador para crear un «ambiente verosímil» y más adecuado al período retratado; en donde el optimismo y el pesimismo ganan presencia gracias a la luz.

En una entrevista con la Agência Lusa, el director ha señalado la urgencia de la obra de Saramago y de esta película, debido a la vuelta de los populismos: «Yo creo que, en estos tiempos, estamos viviendo unas épocas muy parecidas, muy extrañas, con el regreso de los populismos y los nacionalismos». João Botelho, que tiene 41 años de carrera, es el director portugués en activo con la obra más amplia, y ha participado en varios festivales de cine, tanto en Europa como en América Latina. Para el director, este trabajo es una advertencia a la humanidad para no caer en los errores del pasado.

Victoria Guerra es conocida por el público español debido a la serie luso-gallega «Auga Seca», de la cual era protagonista.