Español Portugués, Portugal

En plena campaña electoral para la Presidencia de la República portuguesa, el candidato de «CHEGA!», André Ventura, ha lanzado un conjunto de insultos a sus compañeros de contienda, sin embargo, uno de ellos no ha quedado sin respuesta.

Después de haber dicho que Marisa Matias, diputada al PE, y apoyada por el Bloque de Izquierda, «no está muy bien en términos de imagen, de desempeño», y que pinta los labios «como si fuera una cosa de broma», las redes sociales se han llenado de pintalabios rojos. Este es un acto simbólico porque, al inicio del movimiento sufragista, pintar los labios era sinónimo de un acto de «rebeldía» contra el patriarcado vigente; y que todavía «ahoga» a muchas mujeres, diciendo lo que ellas deben vestir, decir o hacer.

En Portugal, desde la Revolución del 74, nunca ha habido una mujer presidenta, y sólo ha habido una primera ministra, María de Lourdes Pintasilgo, que ha sido jefa de Gobierno durante un corto período de tiempo.

Para Matías, las palabras del candidato de «CHEGA!» no representan a las mujeres, sino su propio carácter. Esta crítica de Ventura, que ha sido vista, no sólo como un ataque a la candidata, sino a todo el género femenino, no está pasando inadvertido, y el hashtag «#VermelhoEmBelém» («#RojoEnBelém») está viralizando por las redes sociales, tanto en Portugal como en España. Figuras públicas, anónimas y políticos han señalado que la ultraderecha es algo más peligroso que únicamente otra corriente de opinión, y que sólo votando es posible combatir estas ideas.

Algunas de las figuras que se han unido al movimiento compartiendo fotos de sus labios rojos han sido, la también candidata, Ana Gomes; la ministra de Igualdad del Gobierno español, Irene Montero, y Pilar Del Rio. La viuda de Saramago ha pedido que hombres y mujeres pintasen sus labios de rojo en señal de libertad y respeto por el prójimo, independientemente de su género.