Español Portugués, Portugal

Los portugueses que crucen el Puente Internacional sobre el río Guadiana en dirección a España tendrán menos atascos. No sólo porque no habrá control fronterizo, sino porque contarán con un carril adicional. El puente ya tiene dos carriles disponibles en sentido Andalucía, según anunció la empresa responsable de las obras.

En junio de 2017, Infraestructuras de Portugal (IP) y el entonces ministro de Planificación e Infraestructuras, Pedro Marques, anunciaron la realización de esta obra, con un plazo de ejecución de 525 días; habiendo participado, con su homólogo español, en una ceremonia de presentación junto al Puente Internacional del Guadiana.

En abril de 2019, la empresa pública que gestiona las carreteras portuguesas informó que, «tras la constatación de incumplimiento por parte de la empresa adjudicataria, Soares da Costa, S.A., que resultó incapaz de iniciar los trabajos, IP se vio obligada a proceder a la resolución contractual, que tuvo lugar el 21 de diciembre de 2017.»

Infraestructuras de Portugal ha afirmado que ha sido «necesario lanzar un nuevo procedimiento de licitación para la ejecución de la obra, lo que provocó el retraso del inicio de la obra. Ya en la fase de desarrollo de los trabajos, se ha constatado una mayor amplitud y diversidad de elementos a intervenir, y se ha llegado a la conclusión de que es necesario proceder a la sustitución integral del sistema de tirantes existente en el puente», ha señalado la empresa. La misma fuente ha argumentado también que tuvo que abrir «un procedimiento de concurso complementario para la realización únicamente de los trabajos de rehabilitación de los tirantes», y proceder a «una reprogramación de los trabajos de la obra, que implica dos intervenciones simultáneas, con nuevos planes». Actuaciones que se desarrollarían simultáneamente durante los años 2019 y 2020.

Estas obras vienen a mejorar el flujo de desplazamientos en un corredor turístico y transfronterizo estratégico para ambos países. El presupuesto ha alcanzado los nueve millones de euros, cofinanciados por Portugal y España.