La mayor inversión lusa de las últimas décadas pone a Sines en el centro de las decisiones estratégicas

Un mega «Data Center» va a «revolucionar» Portugal

Comparte el artículo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

La ciudad de Sines recibirá una nueva inversión, que promete ser una de las más estratégicas para Portugal de las próximas décadas. El «Data Center», que será la mayor inversión con capitales extranjeros desde la construcción de la fábrica de Autoeuropa, tendrá cinco edificios, con una capacidad útil de suministro de 450 megavatios de energía a los servidores de este centro verde, siendo uno de los más grandes de Europa. Este complejo pretende responder a una demanda cada vez mayor de servicios tecnológicos.

El proyecto «Sines 4.0», que tendrá su sede en la cuna del navegador Vasco da Gama, contará con un megacentro de datos con un coste total de 3.500 millones, creando 1.200 empleos directos cualificados (y 8.000 indirectos hasta 2025). La ubicación estratégica, evidenciada por la próxima inauguración del cable submarino de fibra óptica que unirá Sines a Fortaleza, y la apuesta por las energías renovables (como el hidrógeno verde y la energía solar, que es la más barata del mundo), han sido algunos de los aspectos que han llevado a que un consorcio angloamericano haya elegido Portugal para realizar esta inversión, que ayudará al país luso a realizar una transición energética y tecnológica.

Esta no será la única inversión en Sines, ya que una de las medidas del plan de Costa e Silva prevé la construcción de un eje ferroviario que conecte el puerto de aguas profundas, uno de los más atractivos del continente, a Madrid, lo que permitirá un transporte más eficiente, no sólo de pasajeros sino especialmente de mercancías.

Desde la llegada de la «Web Summit» al país, Portugal se ha convertido en un hub tecnológico muy apetecible para inversores y startups de varias latitudes. El primer ministro, António Costa, considera que este proyecto es simbólico, como si fuera una «reparación» histórica por el atraso sufrido durante la revolución industrial.

Noticias Relacionadas

MUJER Y DEPORTE: SANDRA SÁNCHEZ

“Para mi el Karate es una forma de vida, una forma de actuar. Karate es todo” Sandra Sánchez, karateka y medallista olímpica, se sincera con