Español Portugués, Portugal

La reducción de las cifras, con Portugal registrando en los últimos 14 días un dato de 105 casos por cada 100.000 habitantes, ha permitido la presentación del «Plan de Desconfinamiento». Los números actuales son cuatro veces superiores a los del primer desconfinamiento que experimentó el país en mayo de 2020. Aun así, la reapertura se basará en cuatro fases, y en un calendario que comenzará el 15 de abril; extendiéndose hasta el 3 de mayo. De este modo, el país comienza a abrir de nuevo sus puertas, pero a «cuentagotas». Cuando el coeficiente de infección sea superior a 1, las medidas podrán ser revisadas. El Gobierno ha anunciado que se aumentarán los rastreos, especialmente en las escuelas. Los trabajadores de la enseñanza acaban de incorporarse a la primera fase del «Plan de Vacunación portugués».

En la primera etapa de desconfinamiento, que comienza el 15 de marzo (cada dos semanas se van a revisar las decisiones aplicadas según las cifras), los peluqueros, los alumnos de los niveles más bajos de enseñanza, las librerías y la venta al público de bienes podrán reabrir, pero siempre aplicando las normas sanitarias en vigor. Durante este período, que abarca la Semana Santa, el deber de confinamiento continuará, por lo que se prohibirá la circulación entre municipios. A pesar de la vuelta de las misas, las procesiones están canceladas.

El 5 de abril el país entra en la segunda parte del plan presentado por António Costa, por lo que se prevé la vuelta de las escuelas del 2º y 3º ciclo, así como la visita a los monumentos. Las cafeterías y restaurantes con terrazas sólo podrán servir en estos lugares, pero en las mesas podrán sentarse un máximo de cuatro personas. En relación con la actividad deportiva (este sector recibirá un apoyo monetario para su recuperación), deportes de bajo riesgo y gimnasios podrán reabrir, pero sólo para clases individuales. También en abril, el 19, los demás alumnos volverán a clase. Los cines, teatros, auditorios y salas vuelven a recibir a sus espectadores, y las bodas y los bautizos podrán volver a celebrarse, aunque sólo al 25% de la capacidad del espacio donde las ceremonias tengan lugar. La Liga Portuguesa de Fútbol espera que en este período ya sea posible tener a algunos aficionados en los estadios.

El 3 de mayo, fecha prevista para la última fase del plan, los restaurantes volverán a trabajar sin límite de horario. Las restricciones en este momento, también se levantarán en la práctica deportiva y en los eventos. Las medidas, que entrarán en vigor después del 3 de mayo, se conocerán en una fecha posterior.

Incluso con este plan, los ERTE se ampliarán y los subsidios se aumentarán. El objetivo es que las empresas, que hayan tenido una caída de facturación superior al 50%, puedan reanudar la actividad.