Español Portugués, Portugal

El Parlamento portugués ha vuelto a renovar el estado de emergencia, para los próximos 15 días, pensando en alargarlo hasta marzo. “Tenemos que mantener el actual nivel de confinamiento, seguramente para los próximos 15 días”, ha afirmado António Costa que avisó que la Semana Santa y el Carnaval no serán como en años anteriores. En relación con este periodo festivo, muy popular en Portugal, los desfiles oficiales no tendrán lugar, pero algunas localidades flexibilizarán un poco las reglas en esa fecha.

Con los números de muertos y infectados disminuyendo (con el índice de infección más bajo desde el comienzo de la epidemia), pero con 45% de los casos de la variante británica y con los dos primeros casos de la variante de Manaos detectados en Lisboa, los especialistas presentes en la última reunión del Infarmed han alertado que el desconfinamiento tiene que ser gradual, por fases, por regiones, y apostando en más tests de forma gratuita. Hacer tests a todos los contactos con infectados, no sólo a los de riesgo, pasará a ser la norma, y los centros de tests estarán preparados para aumentar su capacidad. Portugal, España, Italia y el Reino Unido son los países europeos que más hacen tests.

En este momento, un test PCR en Portugal puede ser realizado en laboratorios privados o con prescripción médica. De las nuevas reglas, la regulación del ruido en los edificios debido al teletrabajo y las clases virtuales y la vuelta a la venta de libros y material escolar en los supermercados son las principales de los próximos días. La vuelta a la enseñanza presencial tendrá lugar después de la Semana Santa y la empresa EDP ha decidido donar 3.000 ordenadores a escuelas y alumnos con carencias.

La falta de vacunas y el estrangulamiento económico

El nuevo responsable de la comisión de vacunación y António Costa han reforzado que la falta de vacunas lleva a que la primera fase se alargue hasta abril. “En nuestro caso, en vez de los 4,4 millones de dosis, vamos a recibir en este primer trimestre 1,98 millones de dosis, lo que significa que nuestra capacidad de vacunación en este primer trimestre va a ser cerca de la mitad de aquello que estaba previsto”, ha admitido el primer ministro que considera que el 70% de la población puede estar vacunada antes del mes de septiembre.

Más allá de la crisis sanitaria, la economía portuguesa también está enfrentando problemas. Según las previsiones de invierno de la Comisión Europea, el PIB portugués va a caer 2,1%, lo que va a hacer que en este trimestre sea la mayor contracción registrada en todas las economías europeas. El segundo trimestre será mejor en parte debido al turismo de verano, que contribuye un 8% del PIB.