Español Portugués, Portugal

El consejo plenario del Consorci de la Zona Franca de Barcelona (CZFB) ha aprobado las cuentas anuales de 2019, que registran un beneficio de más de 14,1 millones de euros y unos ingresos netos de 55,5 millones de euros. El CZFB consolida un año más la tendencia positiva de aumento de volumen de negocio y reducción de deuda financiera, que cerró el pasado ejercicio en los 24,1 millones de euros. Los gastos de explotación se situaron en 49,5 millones.

La entidad ha celebrado su sesión plenaria, presidida por la alcaldesa de la ciudad, Ada Colau, y encabezada asimismo por el delegado especial del Estado en el CZFB, Pere Navarro. Además de validar las cuentas de 2019, el plenario ha abordado también el rumbo del Consorci, destacando el importante papel de la organización como dinamizador de la economía y poniendo en valor su aportación clave en la reactivación tras la crisis de la Covid-19. Los dos ejes en los que trabaja la empresa pública para ello son el impulso del BNEW, la primera gran cita para la reactivación de la economía, concebido como un evento B2B híbrido y totalmente disruptivo que se celebrará entre el 6 y el 9 de octubre en distintos enclaves singulares de Barcelona. Además, el Consorci trabaja para la inauguración de la DFactory, un hub tecnológico para el fomento y el desarrollo de la industria 4.0, prevista para finales de año.

El delegado especial del Estado en el CZFB ha querido resaltar la importancia del esfuerzo del Consorci para adaptarse a un contexto completamente cambiante y anticiparse a las necesidades de los diferentes sectores en los que trabaja. Según Pere Navarro, “nuestro objetivo es contribuir a ayudar a las empresas de nuestro entorno, así como a la ciudad de Barcelona, a salir fortalecidas de esta época de incertidumbre”.

Dinamizador para la transformación empresarial

El Consorci es una empresa pública que se financia íntegramente con fondos propios como son los arrendamientos industriales del Polígono de la Zona Franca de Barcelona y con su gestión patrimonial. Aunque su campo principal de actividad es el polígono industrial y su zona franca aduanera, también promueve edificios, suelo urbano e industrial, actúa de dinamizador para la transformación empresarial hacia la economía 4.0 y organiza eventos de interés económico para Barcelona, como el salón logístico SIL o el inmobiliario BMP.

En su plenario tiene representantes del Gobierno español, del Ayuntamiento de Barcelona y de las principales entidades económicas de la ciudad.