Español Portugués, Portugal

El presidente interino de EDP, Miguel Stilwell d’Andrade, ha anunciado la anticipación del cierre de las centrales de Sines y Asturias. Este cierre anticipado, que empezará por la central de Sines en 2021, va a tener un coste adicional de 100 millones de euros, y respetará «íntegramente todas las responsabilidades de índole laboral», ha afirmado el CEO de la compañía portuguesa.

Para la central de Sines, se está evaluando un proyecto en colaboración con otras empresas, para la producción de hidrógeno verde. Una mayor apuesta por fuentes de energía limpia es una meta a cumplir y, como tal, la empresa ha tomado otra decisión que implica hacer una inversión en España.

La unidad 3 de Soto de Ribera, en Asturias, será reconvertida (en 2022), y dejará el carbón para trabajar con gases siderúrgicos. Para hacer este trabajo, EDP modificará sus prioridades para contribuir a la construcción de una economía más circular y descarbonizada. Este no es sólo uno de los objetivos de la empresa para los próximos años, sino también del propio Gobierno portugués.

La energía renovable, con un peso cada vez mayor

En el primer semestre de este año, el 80 % de la energía producida por EDP ha sido a través de fuentes renovables. La producción hidráulica y eólica ha estado en consonancia con los valores esperados. Ya en el segundo semestre, y debido a la pandemia, todas las centrales, excepto la de Aboño (España), han estado paradas, sin producción de electricidad. Sobre quiénes han sido los consumidores durante el período anteriormente citado, en Portugal han destacado los clientes residenciales, mientras que, en España, las empresas han tenido un peso mayor.