Español Portugués, Portugal

Los Gobiernos de España y Portugal ultiman la Estrategia Común de Desarrollo Transfronterizo entre ambos países, documento marco que permitirá abordar, de forma conjunta, el desarrollo de oportunidades de crecimiento económico, generación de empleo y mejora de la calidad de vida de las personas que viven a ambos lados de la frontera, zonas especialmente afectadas por problemas como la despoblación y el envejecimiento.

La secretaria general de Reto Demográfico, Elena Cebrián, dependiente de la Vicepresidencia Cuarta y Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, ha mantenido este miércoles un nuevo encuentro con la secretaría de Estado de Valorización del Interior de la República de Portugal, Isabel Ferreira, centrado en el desarrollo de los territorios transfronterizos. Ambas partes llevan meses trabajando en la Estrategia Común de Desarrollo Transfronterizo, que inicia ahora la recta final de su aprobación. Tras la reunión, celebrada este miércoles en la localidad portuguesa de Bragança, el texto será trasladado a las Comunidades Autónomas y las agrupaciones europeas de cooperación territorial para su consulta, paso previo a su aprobación definitiva.

Conectividad, movilidad y apoyo al empleo

La Estrategia, que obedece al mandado del memorando de Entendimiento firmado por ambos países en noviembre de 2018, fortalece y promueve la figura del trabajador transfronterizo, y prioriza el avance en conectividad digital y desarrollo de proyectos piloto 5G en los territorios de la frontera. Asimismo, impulsa, en el ámbito de las infraestructuras, el transporte de proximidad entre ambos países y la mejora multimodal de conexiones.

Este trabajo compartido facilitará la mejora de la calidad de vida a partir de proyectos que contribuyen a una mayor coordinación de los servicios para la población de las áreas transfronterizas, en materias como la educación, la sanidad o la protección civil.

El texto también prevé la creación de programas conjuntos de apoyo al empleo, el turismo y el comercio de productos locales, la formación profesional y la iniciativa empresarial.

Aborda, por otra parte, la aprobación de un acuerdo global sobre la conservación y protección de la biodiversidad en los territorios transfronterizos, así como la puesta en marcha de un programa de regeneración sostenible de aldeas despobladas, entre otras medidas.

La aprobación definitiva de esta Estrategia tendrá lugar en la próxima Cumbre Ibérica entre España y Portugal, que se celebrará en la localidad de Guarda (Portugal), y que estará centrada en el desarrollo de los territorios transfronterizos. El documento llega en un momento clave en el reparto de los fondos europeos y de los planes de recuperación, que suponen una oportunidad para estos territorios.

A diferencia de la mayoría de áreas de frontera en la Unión Europea, los territorios transfronterizos entre España y Portugal -1.214 kilómetros de frontera terrestre- sufren dinámicas demográficas regresivas, con pérdida de población y envejecimiento. Revertir esta situación es clave para revitalizar estos territorios, fijar población, y reducir su vulnerabilidad demográfica, social y económica, lo que requiere políticas y estrategias adaptadas a estos territorios que permitan aprovechar el impulso de los planes de reconstrucción europeos.

Objetivos Estratégicos

La Estrategia Común de Desarrollo Transfronterizo establece cinco objetivos estratégicos: garantizar la igualdad de oportunidades y el libre ejercicio de los derechos de la ciudadanía a ambos lados de la frontera; asegurar la prestación adecuada de servicios básicos adaptados al territorio y aprovechando los recursos a ambos lados de la frontera; facilitar la interacción transfronteriza y fortalecer la dinámica de cooperación; fomentar el desarrollo de nuevas actividades económicas e iniciativas empresariales y promover la fijación de población en las zonas transfronterizas.

Para alcanzar estos objetivos, el texto propone actuar en cinco ámbitos: movilidad transfronteriza y eliminación de los costes de contexto; desarrollo y mejora de las infraestructuras para la conectividad física y digital; coordinación y apoyo en la gestión de los servicios básicos como la educación, la salud y los servicios sociales; el desarrollo económico e innovación territorial y la protección medio ambiente y desarrollo de agenda urbana.