Español Portugués, Portugal

Tras cerrar un acuerdo de 326 millones de euros con ACS, Galp se ha convertido en la líder del sector de la energía solar en la península ibérica. Esta transacción dará lugar a una serie de proyectos fotovoltaicos, que se desarrollarán en España, y que pueden generar una electricidad equivalente a 2,9 GW. Cifras que ya se esperan para 2024, con valores que rondan los 2.200 millones de euros.

«La conclusión de esta transacción representa un paso importante hacia la materialización de nuestras ambiciones en las energías renovables. Establece a Galp como el principal operador solar en la península ibérica, a través de la incorporación de una cartera de generación de alta calidad, y será parte de nuestro camino hacia la transición energética»; ha declarado Carlos Gomes da Silva, CEO de Galp, en un comunicado enviado a la CMVM.

La base conjunta de la gigante petrolera y de la española incluye 914 MW de activos recién comisionados, y un conjunto de proyectos en diferentes etapas de desarrollo.

Incluso con valores accionariales diferentes, con el 75,01% y el 24,99%, respectivamente, la estructura gubernamental tendrá un control compartido. Una asociación estratégica que tiene una deuda total de 434 millones de euros, en relación con los proyectos en ejecución. Ya en enero de este año, Galp había anunciado que había logrado con el Grupo ACS la compra de la empresa de energía solar Zero-E.

Las autorizaciones regulatorias correspondientes, que deben ser dadas por ambos países, ya se han obtenido.

Subasta de energía solar portuguesa

En la última subasta de energía solar, que ha tenido lugar en agosto, y que ha batido el «récord mundial» por tener el precio más bajo, los grandes ganadores han sido empresas extranjeras que tienen hasta el 30 de junio de 2024 para ofrecer a la red eléctrica 670 MW.

En España tenemos a Iberdrola, que se ha ganado el derecho de construir otra central solar en Portugal; Endesa ha hecho su debut en el mercado luso, y Audax ha conseguido dos concesiones. También ha ganado una parte de la subasta la empresa surcoreana «Hanwha Q Cells».