Español Portugués, Portugal

Portugueses y españoles se han unido en una protesta simbólica, en el puente de la Amistad, para luchar contra la anunciada explotación de litio en la sierra de Arga, en el «Alto Minho» de Portugal.

Esta acción, que ha unido a manifestantes de Vila de Cerveira y de Tomiño, ha evidenciado el descontento existente contra esta explotación, que pone en peligro a varias poblaciones; afectando a la agricultura; a la calidad del aire; a 500 especies botánicas; a 180 vertebrados, y a los recursos hídricos de la región. La concesión de esta explotación está prevista para los próximos 30 años.

Según los organizadores, entre los que destacan asociaciones de ambos lados de la frontera, este tipo de protesta pretende «dar voz a las poblaciones y poner fin a los planes de minería masiva que intentan implantar en la región de forma silenciosa», han reivindicado en un comunicado conjunto.

Ciudadanos y alcaldes de ambas localidades también han formado parte de esta marcha. Además, en el medio del puente internacional de la Amistad han sido desplegadas dos pancartas. «Esta protesta es un acto simbólico que representa la unión de dos pueblos», ha sido una de las consignas que se han escuchado para explicar la presencia de ambas sociedades civiles en esta protesta.

El litio da lugar a un pronunciamiento europeo

El Bloque de Izquierda (Portugal) ha llevado la cuestión de la explotación de litio en la sierra de Arga a instituciones europeas, ya que el partido defiende los argumentos presentados por ciudadanos y asociaciones, que no quieren que avance el proyecto de esta mina, ya que la cantidad presente en la región es escasa; dispersa; difícil de extraer, y próxima a una zona de interés comunitario.

La sierra de Arga tiene una superficie de 10.000 hectáreas; 4.280 forman parte de dicho lugar de interés comunitario.

La respuesta europea ha sido devolver la cuestión al Gobierno portugués.