Con el patrocinio de:

La Raya extremeña albergará la primera fábrica de baterías del sur de Europa

La inversión total ascenderá a unos 958 millones de euros y generará 1.600 empleos directos

Comparte el artículo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Extremadura quiere tomar la delantera en la carrera de la electromovilidad y almacenamiento de energía con la construcción de la primera fábrica de celdas de baterías de España y del sur de Europa. Con una inversión cercana a los 1.000 millones de euros y la creación de hasta 1.600 empleos en seis años, el proyecto es de iniciativa privada y capitaneado por Phi4Tech, aunque buscará fondos europeos.

Contempla toda la cadena productiva, desde la extracción y tratamiento del litio hasta la fabricación de celdas de baterías y cátodos para diversas industrias en dos fábricas en Badajoz y Cáceres. “Es un proyecto sólido, en el que se ha estado trabajando con discreción durante dos años, y en el que la Junta de Extremadura ha jugado un papel impecable”, comenta Raül Blanco, secretario general de Industria y Pyme. “Ayuda a vertebrar industrialmente España” y es un paso hacia la “autonomía industrial española”, incide.

Aunque sobre la mesa ya estaba un gran proyecto de fábrica de baterías en un consorcio público privado –liderado por Seat -Volkswagen– la extremeña es “la primera que se ha consolidado y que va a salir adelante”. El factor diferencial es que ya dispone de la materia prima –litio– y la financiación. No es una planta pensada exclusivamente para baterías de coches, sino que también se prevé trabajar en el almacenamiento de energía relacionada con las renovables y para la gestión de centros de datos.

La piedra inaugural se pondrá entre finales del 2021 o inicios del 2022. La primera pica, con 177.000 m2 en Badajoz, será la planta de fabricación de celdas, el componente principal de las baterías. En una etapa inicial se invertirán 80 millones para llegar a una capacidad de 2 GWh/año en el 2023. Irá creciendo hasta los 10 GWh en el 2025 y se baraja una ampliación al doble en el 2027.

Aquí se hará “un híbrido de batería y supercondensador de última generación”, que “asegura la carga rápida, alta durabilidad y una química extremadamente favorable”, dijo Mario Celdrán, consejero delegado de Phi4Tech. En su despliegue total la inversión en la fábrica es de 400 millones, con 500 empleos directos.

Será la primera planta del sur de Europa, pero no sustituirá al proyecto que encabezan Seat y el grupo Volkswagen (VW), entre otras cosas porque su capacidad es insuficiente para cumplir con el objetivo de fabricar 500.000 coches eléctricos en Martorell.

Primero porque el grupo alemán planea gigafactorías de unos 40 GWh. También por la tecnología: desea una estandarizada, probada en vehículos, para abaratar al máximo los costes, teniendo en cuenta que el precio de la batería es lo que explica el sobreprecio que tienen los eléctricos hoy. En todo caso, la planta extremeña no está proyectada sólo para el mercado del motor, aunque sus promotores están hablando con fabricantes de coches y, según fuentes cercanas, mantienen buenas relaciones con Seat y VW. De hecho, algunos de los inversores en Extremadura, como Lithium Iberia y Mind Caps forman parte también del plan de Seat.

El otro puntal es una planta de cátodos en Cáceres. Proveerá a la de Badajoz y a la industria global, con 200 millones de inversión. Los cátodos son un componente de las celdas. Porque otra cosa son las plantas de ensamblaje, que cada constructor automovilístico quiere tener muy cerca, como Seat en la Zona Franca.

Las patas restantes del plan extremeño son la fábrica de transformación de litio y el desarrollo de la mina de Las Navas con 318 millones, y de la de Aguablanca (níquel y cobre), con 40 millones. Alejandro Ayala, socio referencial del proyecto, afirma que se va a liderar la carrera en el sur de Europa con el “proceso integrador con más fuerza en la UE». También pone en valor el carácter internacional, con colaboraciones dentro de España con centros de investigación, plantas y universidades en Extremadura, Galicia y Madrid, y en Atlanta, Boston, California y Connecticut en EE.UU.

Noticias Relacionadas

Deja un comentario