Español Portugués, Portugal

Una nueva mina nacerá en Extremadura, a pocos kilómetros de la frontera. Este proyecto minero, que va a extraer oro y cobre (además de otros minerales), ya ha sido aprobado por la Junta de Extremadura y, actualmente, está bajo consulta popular. Con todo, son los propios ciudadanos y las asociaciones medioambientales, los que están cuestionando, a ambos lados de la frontera, esta nueva mina a cielo abierto; la cual puede poner en peligro la calidad de las aguas de la presa del Alqueva.

Proyectada a pocos kilómetros de la frontera con Portugal, esta mina tendrá unos 20 pozos para el lavado del oro y de los demás minerales que puedan llegar a extraerse; y es, en el agua que se utiliza, donde está el problema.

Además de la cantidad de agua necesaria, más de siete millones de litros, los movimientos que se están haciendo van tan rápido que, en cuanto llueva, esta agua contaminada, casi con total seguridad, se verterá; alcanzando a los ríos más cercanos. El río más cercano es el Guadiana y la presa artificial del Alqueva. Este tipo de agua contaminada presenta altos niveles de plomo y, como tal, son partículas altamente cancerígenas. Para intentar frenar este polémico proyecto entre los dos Estados, los más críticos están buscando el apoyo de las autoridades portuguesas.

Alqueva, reserva de agua y atractivo turístico

La presa del Alqueva ha venido a resolver un problema gravísimo que siempre ha existido en el Alentejo, la falta de agua; tanto para el consumo humano, como para el tratamiento de los cultivos o de los animales. Y en medio de esto, también ha conseguido mejorar la siempre complicada disputa sobre la cantidad de agua que debe llegar a Portugal, dado que los mayores ríos portugueses nacen en España.

El turismo, tanto interno como externo, también tiene un gran impacto en el Alqueva, dadas las innumerables las playas fluviales que están «naciendo» junto a sus tranquilas aguas; lejos del agitado litoral de Portugal.