Español Portugués, Portugal

Después de la crisis sanitaria provocada por la Covid-19, ha llegado el terremoto económico. Diez países europeos han revelado los datos su último trimestre; y, de todos ellos, España ha sido el Estado más afectado, con una caída del PIB del 18,5%. Además de España, entre abril y junio otros cuatro países europeos han ocupado los primeros puestos en esta catástrofe económica (caída del PIB): Francia (13,8%); Italia (17,3%), y Portugal (14,1%).

Esta es la mayor contracción del PIB portugués desde que vivimos en un régimen democrático; pero algo mayor, comparado con el último período de estas características. Estos datos, presentados tanto por Eurostat como por el Instituto Nacional de Estadística, muestran una contracción histórica que puede explicarse por diversos factores, como: el miedo (lo que provocó que las personas iniciaran un confinamiento antes de que el Gobierno portugués lo decretara), y un bajo nivel de consumo (lo que sigue teniendo una gran importancia en la economía portuguesa). No podemos dejar de mencionar el hecho de que Portugal está fuera del corredor aéreo británico. Este último punto también está haciendo mella en la economía española.

Principales socios estratégicos en esta crisis

En Europa, y dejando de lado al Reino Unido, los principales socios comerciales de Portugal también están experimentando importantes contracciones económicas. Y, hasta que vuelva a exportarse como antes de la pandemia, la situación portuguesa tardará en normalizarse.

Sobre estos datos, el ministro de Economía, Pedro Siza Vieira, ha dicho que «Es probable que algunas empresas no puedan aguantar», lo que va a conducir a más insolvencias y desempleo. Actualmente, la tasa de paro está en el 9%. Para que esto no suceda, el ministro sostiene que la recuperación económica debe producirse lo antes posible, y con un apoyo estructurado a las empresas.

Por su parte, el nuevo ministro de Finanzas, João León, ha reaccionado en un comunicado, recordando que en las últimas semanas algunos indicadores económicos han empezado a mostrar signos de recuperación. Se cree que en 2022 Portugal podría volver a los niveles de 2019.