Español Portugués, Portugal

Ecologistas de Extremadura han expresado su preocupación por las dos paradas automáticas registradas en menos de una semana en la central nuclear de Almaraz (Cáceres), un hecho que, a su juicio, debería llevar al Gobierno central a denegar la nueva licencia de explotación de esta instalación energética.

El pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) informó el pasado mes de mayo de forma favorable a la propuesta de renovación de la actividad de la Central Nuclear de Almaraz, que alcanzaría hasta el 31 de octubre de 2028, si bien debe ser el Ministerio para la Transición Ecológica el que otorgue la autorización definitiva.

Paradas automáticas en la central de Almaraz

Esta asociación ecologista recuerda que esta central fue diseñada para 40 años de actividad, los cuales ya se cumplen, y consideran que ofrece “pocas garantías de suministro energético”, pues las paradas automáticas y los procesos de recarga impiden una actividad de continuidad.

La Central Nuclear de Almaraz ha notificado este sábado al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) que la Unidad II había registrado una parada automática como consecuencia de la apertura no esperada de uno de sus interruptores. Cuatro días antes, ocurrió lo mismo con la Unidad I, la cual, tras ser revisada, ya opera y suministra energía.

La Unidad II no registraba una parada automática desde 2013, mientras que en la Unidad I no ocurría esta situación desde 2017.

La opción de las renovables

Frente “al mayor coste económico que para los usuarios” supone la energía nuclear, según la asociación Ecologistas Extremadura, están las energías renovables, que se caracterizan por “el ahorro, la eficiencia y el autoconsumo”.

Desde esta organización aconsejan a las empresas propietarias de la Central Nuclear (Iberdrola, Endesa y Naturgy) que “mediten su decisión” de ir a un nuevo periodo de explotación.

La prensa portuguesa se ha hecho eco de la noticia dada la cercanía con la frontera