Español Portugués, Portugal

Poco tiempo después de su llegada  a España para ocupar el cargo de embajador de Portugal, llegó la pandemia. João Mira-Gomes tuvo apenas unas pocas semanas para adaptarse al país antes del duro confinamiento. Fueron días de intenso trabajo, ayudando a los portugueses que estaban de paso por España. Y aprendiendo a trabajar de una forma diferente. El diplomático portugués ha recibido en su despacho a EL TRAPEZIO para hablar de los temas acordados en la Cumbre de Guarda. Sobre un posible desacuerdo entre los dos Gobiernos por causa de los planes de la red de alta velocidad, Mira-Gomes ha dejado claro que no existe. Afirma que España entiende y respeta las prioridades de Portugal en esta materia: unir primero las ciudades de Lisboa y Oporto antes que las capitales ibéricas. Y asegura que ninguno de los dos países impone nada al otro.

-¿Está satisfecho con los acuerdos de la Cumbre de Guarda?

Fue una buena Cumbre porque cubrió una gama variada de aspectos y sobre todo porque se tomaron dos decisiones muy importantes. Una, la aprobación de la Estrategia Común de Desarrollo Transfronterizo. Es la primera vez que ambos países tienen un documento estructurado con medidas aprobadas a los dos lados sobre cómo desarrollar la frontera, y eso es muy relevante. Y también porque se habló del impacto de la crisis del covid, de los planes de recuperación y se acordó articular dichos planes en áreas estratégicas para ambos: ambiente, energía, infraestructuras, agenda digital y turismo.

-¿Qué va a cambiar en la vida de los ciudadanos transfronterizos?

Esta estrategia pretende mejorar la vida de los ciudadanos que viven a ambos lados de la frontera. Alcanza un territorio en Portugal que supone cerca del 62% del territorio portugués donde viven 1,7 millones de personas y del lado español alcanza cerca del 17% del país donde se encuentran más de 3,3 millones. Estamos hablando de un universo superior a los 5,5 millones de personas. Los grandes objetivos de este documento son trabajar en la igualdad de oportunidades en los dos lados de la frontera, ampliar el acceso de sus habitantes a servicios básicos, atraer más gente a los territorios y reducir barreras y costes de contexto. La estrategia está estructurada en ejes de actuación como la movilidad, las infraestructuras, la gestión conjunta de servicios básicos, el desarrollo económico y ambiente y energía.

Un buen ejemplo para entender lo acordado es que ahora el servicio 112 va a responder a una emergencia el equipo que esté mejor situado independientemente del lugar del accidente y de que el 112 sea portugués o español. Vamos a utilizar los recursos de forma coordinada. También será muy importante la creación de un documento para el trabajador transfronterizo y una tarjeta común para salud y servicios sociales que permita dar acceso a servicios en los dos países.

-Se volvió a hablar del AVE. ¿Cuáles son las prioridades para Portugal?

Es fácil explicar cómo aborda Portugal el tema del AVE. Queremos tener trenes de alta velocidad en Portugal conectando el país a España y no únicamente conectando Madrid y Lisboa. Cualquier español entiende que para discutir la conexión entre las capitales necesitamos tener antes un plan para el desarrollo de la alta velocidad en Portugal. Ningún español entendería que el primer proyecto fuese el de Madrid y Lisboa sin tener antes una conexión entre Madrid y Barcelona. Queremos que se haga la de Lisboa y Oporto y a partir de ahí podemos comenzar a trabajar con otras conexiones con España que evidentemente son también una prioridad para nosotros. No podemos comenzar una conexión Lisboa-Madrid sin tener antes la de Lisboa-Oporto. Es importante recordar que se está construyendo una línea de alta velocidad para mercancías entre Lisboa y Madrid. Con esta línea en un futuro será más fácil adaptarla a pasajeros.

Ahora el ferrocarril forma parte del plan de recuperación portugués y su utilización tiene un impacto muy positivo en el medio ambiente.

-En materia de alta velocidad, la ministra Ana Abrunhosa dijo que Portugal no aceptaría una solución impuesta. ¿Hubo algún choque entre ambas partes?

No hubo ninguno. Estuve presente en el encuentro entre el primer ministro António Costa y el presidente del Gobierno Pedro Sánchez. Hablaron de muchas cuestiones y de esta cuestión, donde António Costa explicó detalladamente los planes de Portugal y hubo un perfecto entendimiento. No hay ninguna solución impuesta. Hay una estrategia que es el desarrollo conjunto y será siempre desarrollada entre una coordinación de Portugal y España. No hay soluciones impuestas ni del lado español ni del lado portugués.

-¿El AVE va a traer problemas entre los dos países?

Sólo va a traer más desarrollo, más prosperidad, va a aproximar a los países. Tiene que desarrollarse de una forma coordinada, de acuerdo con las prioridades establecidas por los dos países. Nosotros al realizar la conexión Lisboa – Oporto, después se hará Porto – Vigo y con la extensión del AVE a Galicia se podrá realizar la conexión a la red de alta velocidad española. También aprovechando la conexión de la Beira Alta con la línea de AVE para Salamanca será más fácil llegar a Madrid. Nos gustaría igualmente tener una conexión ferroviaria entre Huelva y Faro, para después adaptarse a la alta velocidad. Al hacer esto estaríamos uniendo el corredor del Mediterráneo con el del Atlántico y sería muy positivo. Esta idea se planteó en la Cumbre que salió muy bien, con un ambiente muy bueno.

-¿Cuándo tendremos la conexión de alta velocidad entre los dos países?

Hay un calendario para aplicar los planes de recuperación y somos conscientes de que tenemos que ir deprisa para presentar los planes, para tener asegurada la financiación. Vamos a ver después los calendarios de implementación pero sé que hay un gran empeño del lado portugués en avanzar lo más rápidamente posible.

-También está por resolver la suspensión del servicio Lusitania Express

Es una cuestión entre Renfe y CP. La decisión de Renfe de suspender este servicio estuvo acompañada de otros servicios nocturnos suspensos. Sé que están trabajando para encontrar una solución que sea económicamente viable. Es un tren mítico.

-¿Qué va a pasar ahora? ¿Va a existir una fiscalización para garantizar lo acordado en la Cumbre?

En Portugal ya aprobamos la estrategia en una resolución en Consejo de Ministros y vamos ahora a aprobar un mecanismo de gobernanza de la estrategia para que exista una entidad responsable por su aplicación y por la coordinación con el lado español. También para coordinar los distintos ministerios que van a participar en la estrategia. Y en España están haciendo lo mismo. Para Portugal son muy importante las comisiones de coordinación regionales, los municipios y las asociaciones de municipios. Son todos los stakeholders de esta estrategia, con ellos se va a desarrollar en Portugal y tenemos canales de contacto con España.

Además, en la declaración conjunta de la Cumbre de Guarda existe una referencia a la creación de un órgano a nivel político entre Portugal y España para acompañar la implementación de las conclusiones de las Cumbres. Queremos que se hagan realidad. Ese órgano está coordinado por los ministerios de Exteriores de los dos países.

-¿Qué papel va a tener el turismo en la recuperación económica de España y Portugal?

Mirando para nuestras economías el turismo tiene un peso muy grande. Vamos a tener que pensar, y podemos hacerlo en conjunto, cómo adaptar el turismo a una nueva realidad. No es muy fácil todavía pero sabemos que se buscan productos turísticos diferentes a lo que estábamos acostumbrados. Las personas quieren más turismo de naturaleza, turismo de interior, cultural, en pequeños grupos, más personalizados. Tenemos que ver cómo podemos adaptarnos sabiendo que España y Portugal, en conjunto, es el principal destino turístico en Europa y de los principales en el mundo.