Español Português

Las recientes elecciones, además de eliminar la opción aritmética de un gobierno de Ciudadanos con el PSOE, han hecho cambiar completamente la metodología de los pactos. Con discreción total y negociación directa entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, se ha llegado a un preacuerdo para un gobierno de coalición «rotundamente progresista» en las primeras 48 horas tras las elecciones.

La simbólica firma de la declaración de intenciones antepone la investidura a la negociación de los cargos, a excepción de una vicepresidencia social para Pablo Iglesias. La experiencia del verano pasado, donde se desarrolló una negociación pública y mediática, creó un clima de desconfianza entre ambos líderes, que hoy se proponen superar con gestos como un abrazo y con palabras de «generosidad» y «lealtad».

La incorporación de Podemos, en el hipotético primer gobierno de coalición desde la Transición, puede facilitar los apoyos o las abstenciones de grupos nacionalistas o regionalistas. Este acuerdo, que no tiene alusiones a la política internacional o ibérica, ha sido portada de los principales digitales portugueses, generando gran expectación.