Español Portugués, Portugal

España ha comunicado esta semana que aplazará, al menos durante un año, la introducción del descuento del 13,9% en las tarifas aplicables a las terminales de gas españolas. Esta decisión podría poner en peligro la terminal de Sines, por lo que sería menos competitiva y perjudicaría a las exportaciones de gas natural de Portugal. A la luz de este dictamen, Portugal tiene un año más para impugnar la decisión, según ha avanzado el Jornal de Negócios.

El regulador portugués (ERSE) ha señalado que la medida iba a «beneficiar a las infraestructuras españolas», perjudicando a la única terminal de gas natural en Portugal (Sines) y, de esta forma, podría constituir un obstáculo a la competencia. Esto se debe a que «pone en peligro las condiciones equitativas entre las terminales ibéricas de gas». En cuanto a las tarifas de la electricidad, los cambios se han aplazado hasta el 1 de abril del próximo año, mientras que en el gas no habrá cambios antes del 1 de octubre de 2021.

La Comisión Nacional de Competencia y el Gobierno español aún no han aprobado formalmente la decisión final sobre la introducción de las nuevas metodologías para las tarifas en las terminales de gas. No obstante, el regulador señala que la Agencia de Cooperación de los Reguladores de la Energía de la Unión Europea (ACER) considera que la metodología propuesta para las terminales de gas españolas cumple las normas europeas.