Español Portugués, Portugal

La música también sirve para unir a portugueses y españoles, sobre todo cuando se trata de un proyecto que promueve los valores de cooperación e integración transfronteriza. Este domingo, en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, la Orquesta Sin Fronteras (OSF), debuta en la capital española con el concierto “Atravesar fronteras”, dedicado “a las relaciones que tenemos los dos países y a los compositores que atravesaron fronteras para llevar su música a otros lugares”, afirma a EL TRAPEZIO el director de orquesta Martim Sousa Tavares, quien dirige la OSF y es responsable del proyecto. Un concierto que forma parte de la programación de la 18ª edición de Cultura Portugal.

La orquesta creada por este joven músico (Lisboa, 1991), pretende dar salida profesional al talento musical y combatir la desertificación del interior. “Muchos jóvenes abandonan sus estudios musicales con 18-19 años y se pierde mucho talento”, señala el director. El propio tuvo que emigrar a EE.UU y fue allí cuando pensó en la idea de la orquesta. Por otro lado, “en el interior hay menos oportunidades y con la orquesta queremos corregir las asimetrías que existen y ofrecer una mayor oferta cultural”, añade. El proyecto nació en Portugal en marzo de 2019, tiene sede en Idanha-a-Nova y aspira a convertirse en breve en un proyecto ibérico. “En el interior muchas veces estamos más cerca de España que de Lisboa y me interesa mucho esa proximidad”, indica el músico. En tiempos de pandemia, con una orquesta más pequeña y una difícil logística, no resulta fácil la colaboración, pero “esperamos recuperar la idea, cuando pase el coronavirus, y colaborar más con España”.

La OSF no tiene un grupo de músicos residente. Cuando hay un concierto realizan una convocatoria y los profesores de los conservatorios y escuelas proponen a los alumnos que trabajen mejor. “Tocan por sus méritos académicos, son músicos diferentes”, afirma Sousa Tavares. La parte más difícil por la logística son los ensayos. “Para que los alumnos no falten a sus clases aprovechamos los fines de semana”. Durante el tiempo que dura el programa (ensayos y conciertos) se ofrece a los músicos transporte, comidas y alojamiento. “Se les paga y para ellos es muy importante recibir dinero fruto de su trabajo”, destaca el director. Sin olvidar que esta experiencia ofrece a sus músicos la posibilidad de complementar los estudios en ambiente profesional, integrando jóvenes provenientes de distintos lugares y escuelas en colaboración con el staff OSF y artistas convidados.

Esta será la primera vez que la joven orquesta (la edad media de los músicos es de 18-19 años) actúe en Madrid, pero ya es la cuarta en España. En las anteriores ocasiones los conciertos se celebraron en Extremadura. Para este concierto Martim Sousa Tavares escogió obras de compositores que también atravesaron fronteras para tocar. Como Doménico Scarlatti, el músico italiano instalado en España que viajó hasta Lisboa y dio clases a la princesa Bárbara de Braganza, quien más tarde se casó con el rey español Fernando VI, o el italiano Luigi Boccherini quien se afincó en Madrid. El programa incluye una pieza del compositor portugués António Fragoso, quien falleció con solo 21 años, por causa de la gripe española, y estaba llamado a ser uno de los grandes compositores del siglo XX.