Protestas masivas contra Bolsonaro cuando Brasil sobrepasa los 500.000 muertos

Los manifestantes responsabilizan al presidente Bolsonaro de gran parte de los fallecidos por el retraso en el inicio de la vacunación y su sabotaje del confinamiento

Comparte el artículo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Con más de 500.000 personas fallecidas por la Covid-19 y a las puertas de una tercera ola, 750.000 personas han salido a las calles de más de una veintena de ciudades de Brasil para denunciar la gestión de su presidente, el ultraderechista Jair Bolsonaro, que ha minimizado la enfermedad desde el inicio de la crisis sanitaria. Los manifestantes han ondeado banderas y pancartas con lemas como «Fuera, Bolsonaro. Gobierno del hambre y el desempleo».

«Brasil está experimentando un gran revés. El país era un ejemplo de la vacunación en el mundo. Tenemos instituciones ampliamente reconocidas, pero hoy estamos en una situación triste», ha afirmado Isabela Gouljor, una estudiante de 20 años que se unió a la protesta en Río de Janeiro. Otros manifestantes han levantado carteles con duros mensajes que responsabilizan a Bolsonaro de «500.000 muertos. Es culpa suya».

Marchas similares han tenido lugar en al menos 22 de los 26 estados de Brasil, así como en el Distrito Federal, Brasilia. Han sido promovidas por partidos de la oposición de izquierda, que se han sentido alentados por la disminución de la valoración de Bolsonaro en las encuestas, cuando queda un año de las elecciones presidenciales.

«Fuera Bolsonaro, genocida», han gritado los manifestantes brasileños, algunos de ellos con camisetas o mascarillas con la imagen del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien gana a Bolsonaro en algunas encuestas. En São Paulo, los manifestantes han lanzado globos rojos como homenaje a las víctimas.

Los partidarios de Bolsonaro han salido a las calles con más frecuencia durante el último mes, en gran parte porque muchos están de acuerdo con su sabotaje de las restricciones destinadas a controlar el coronavirus. Los críticos sostienen que esos mensajes, así como la promoción por parte de Bolsonaro de tratamientos refutados como la hidroxicloroquina, han contribuido al aumento del número de muertos y a una demora en el inicio de la vacunación.

Brasil tiene unos 213 millones de personas y está registrando cerca de 100.000 nuevas infecciones y 2.000 muertes al día.

Noticias Relacionadas

Deja un comentario