Aspectos educativos para la Cumbre y el Foro Ibérico

Comparte el artículo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Desde los movimientos civiles ibéricos, hemos sido capaces de marcar una agenda permanente en las relaciones hispanolusas. El verano ha sido de relativa tranquilidad, pese a que parece confirmarse que la pandemia de la Covid tardará mucho tiempo en resolverse definitivamente. Entramos de lleno en un escenario marcado por la necesidad de un impulso económico y social. El bazuca de los fondos de recuperación y resiliencia ha comenzado a funcionar. Es un comienzo dubitativo y difícil; las estructuras se han de acoplar a este nuevo marco, asumiendo la pesada burocracia que conllevan las ayudas públicas. Tras décadas de un paradigma liberal basado en la mínima intervención de los gobiernos en la economía, Europa gira hacia una economía, en buena medida, basada en el impulso público.

En nuestro ámbito ibérico tenemos marcados dos acontecimientos para este nuevo curso que son:

-La realización del primer Foro Cívico en vivo, en la zona de la Eurociudad Puerta de Europa (Almeida-Fuentes de Oñoro- Vilar Formoso-Ciudad Rodrigo).

-Seguimiento presencial de la Cumbre de los Gobiernos ibéricos prevista para el 28 de octubre en Trujillo.

El primer evento supone salir del ámbito meramente telemático y realizar una sesión del Foro Cívica sobre el terreno en una zona fronteriza, que ya hemos visitado durante el mes de agosto para preparar el terreno. El Foro trata de avanzar en una opinión pública ibérica, y se marca como objetivo hacer un seguimiento de los compromisos conjuntos que alcanzan los gobiernos, principalmente los recogidos en las declaraciones conjuntas de las cumbres y en la Estrategia Común de Desarrollo Transfronterizo entre España y Portugal (ECDT). Desde EL TRAPEZIO venimos ya haciendo un seguimiento informativo de los “avances” en la ejecución de acuerdos y estrategias, y ciertamente se observan pocas acciones concretas, salvo algunos avances en infraestructuras que desde la entidad Corredor del Sudoeste Ibérico, participante del foro, hacen una gran labor de análisis y de proposiciones.

En este Foro, como especialista en educación, tengo pensado realizar una ponencia sobre aspectos educativos entre los dos países, repasando los acuerdos alcanzados y las ejecuciones realizadas. Las conclusiones de la ponencia podrán ser presentadas a los gobiernos en la Cumbre de Trujillo.

La ECDT marca como objetivo estratégico la Gestión conjunta del área de educación y establece unas acciones acordadas, que son las siguientes:

1-Creación de secciones bilingües español-portugués con la participación conjunta y coordinada de escuelas y profesores de ambos países; desarrollar un programa conjunto de formación docente certificada que refuerce la oferta ya existente. Establecer una red de escuelas bilingües e interculturales fronterizas, en ambos países, promoviendo proyectos curriculares articulados.

Promover la enseñanza del portugués en el sistema educativo español, y del español en el sistema educativo portugués, como lenguas extranjeras curriculares, alentando la interacción entre los centros de enseñanza de las regiones fronterizas y entre las Redes de Bibliotecas Escolares, para fomentar la lectura en ambas lenguas, y promover el diálogo curricular incentivando los proyectos conjuntos entre centros de enseñanza de las regiones fronterizas.

En este aspecto lo primero es reseñar que las competencias en Educación en España son de las Comunidades Autónomas. El impulso ha sido importante en Extremadura donde destaca la existencia de colegios bilingües en Babajoz. Los datos objetivos demuestran aún poco desarrollo de las enseñanzas de los idiomas en la frontera y no existe una “red de escuelas” bilingües y la promoción del estudio de los idiomas es lenta y a veces tiende a retroceder más que avanzar.

En la Raya sigue dominando la situación clásica en que los portugueses suelen hablar y entender el español aprendido de forma no académica, y los españoles simplemente no hablan portugués y lo entienden a medias.

Las declaraciones y los acuerdos entre los gobiernos han servido en general de poco, con la excepción ya comentada de Extremadura.

2-Promover y facilitar el acceso a la enseñanza superior y profesional, para los jóvenes de ambos lados de la frontera, con la creación de ciclos conjuntos de educación superior, reconocidos a ambos lados de la frontera y programas de formación profesional conjuntos.

Sin noticias de avances en este aspecto. Especialmente en el área de Formación Profesional, constato un gran interés por parte de las autoridades locales en el área de la Eurociudad de Puerta de Europa, pero ciertamente nada concreto se hace.

3- Reconocimiento de títulos académicos en el ámbito de la formación especializada, como Educación Musical, Turismo, Estudios Sociales y Salud, etc., que permitan compartir recursos infrautilizados.

El marco europeo de educación posibilita el reconocimiento de títulos, pero es un proceso lento y farragoso, además de caro. Nada concreto hemos percibido en este aspecto. Sigue, por ejemplo, la obligatoriedad de traducción jurada de los títulos con un coste importante y totalmente absurdo. Llevamos años reclamando un sistema de convalidación automática de títulos académicos, pero nada se hace al respecto.

La conclusión, lamentablemente, es la repetida varias veces, se acuerda mucho y se hace poco o nada. A los gobiernos les resulta fácil planear estrategias y acciones pero muy difícil ejecutar. Por nuestra parte seguimos ofreciendo colaboración, la de todo el movimiento iberista que, con humildad y perseverancia, ha puesto en pie un Foro de análisis y discusión ibérico con representantes de la sociedad civil y ha impulsado el primer medio de comunicación ibérico de la historia. Un movimiento en que hay ilusión, preparación y talento.

 

Pablo Castro Abad

Noticias Relacionadas