El Gobierno portugués compra ‘O Impostor’ de Paula Rego, la primera pieza para el nuevo centro contemporáneo de Belem

El cuadro muestra al dictador Oliveira Salazar de forma satírica

Comparte el artículo:

‘O Impostor’, pintura al óleo y técnica mixta sobre lienzo, ha sido adquirida por el Estado portugués por 400.000 euros a la familia de Paula Rego, según informa la agencia Lusa. La obra ha sido elegida por constituir una referencia histórica en la carrera de una de las artistas portuguesas más destacadas internacionalmente, fallecida en junio de 2022 a los 87 años. El ministro de Cultura, Pedro Adão e Silva, ha destacado dos razones para esta compra: «el año de la muerte de Paula Rego y que tendremos un nuevo museo en Belém donde hasta ahora estaba el Museo Berardo».

El cuadro, realizado en 1964, de 179 por 158 centímetros, estuvo en la primera exposición de Paula Rego en Portugal, en Lisboa, en la Sociedad Nacional de Bellas Artes, en 1965. En ‘O Impostor’ el entonces jefe del gobierno de la dictadura es retratado como un pulpo, una criatura escurridiza con brazos suficientes para controlar toda la vida portuguesa. La obra muestra garabateada la fecha de 1928, cuando Salazar recibió la cartera de Hacienda en el Gobierno. El cuadro se exhibe actualmente en el Museo Pera, en el centro histórico de Estambul, en una retrospectiva dedicada al artista -debido a un compromiso previo-, y debería llegar a Portugal tras la clausura de la exposición, el próximo 30 de abril.

La elección de ‘O Impostor’ para el nuevo centro contemporáneo de Belem se hizo por sugerencia de la familia de Paula Rego y a propuesta de la conservadora de la Colección Estatal de Arte Contemporáneo (CACE), Sandra Jurgens; con este cuadro la CACE contará ahora con 10 obras de Rego: cuatro en depósito en Serralves, Oporto; otras cuatro en el Centro de Arte Contemporáneo de Coimbra y una más, también adquirida por el Estado, que estaba en la Colección Ellipse.

Para el ministro de Cultura ‘O Impostor’ es una pieza emblemática porque «viene de un periodo con lagunas en la presencia de obras de Paula Rego en Portugal, la década de 1960, un período importante para la identidad de la artista, y en el que el tema de la dictadura en Portugal está muy presente»; Adão e Silva añade también «el simbolismo de que una pieza vuelve a Portugal, y vuelve a un país ya democrático». Nick Willing, hijo de la artista, señala que «esta imagen es una de las críticas más directas al régimen que hizo en los años 60» y «es un honor que ahora esté en uno de los museos más importantes de Portugal y a nivel internacional».

Arte Contemporáneo en Belem

El nuevo centro de Arte Contemporáneo de Belém viene tras la extinción de la Fundación de Arte Moderno y Contemporáneo – Colección Berardo, que hasta ahora se aloja en el emblemático edificio lisboeta, y que se encuentra embargada por la Justicia y bajo custodia de la CCB. «Sería impensable que un nuevo museo de arte contemporáneo no tuviera una pieza significativa de Paula Rego perteneciente al Estado portugués», ha subrayado el ministro de Cultura Pedro Adão e Silva, que añade que «sin desvalorizar las otras, esta pieza es mucho mayor, y tiene otro significado y relevancia para ser expuesta en un museo de arte contemporáneo de perfil internacional».

La adquisición responde también al llamamiento del presidente de la República, Marcelo Rebelo de Sousa de hacer más adquisiciones de Paula Rego para Portugal. El día del fallecimiento de la pintora -8 de junio de 2022 en Londres-, Rebelo de Sousa destacó la importancia de la compra de dos obras de la artista realizada por la Fundación Calouste Gulbenkian («El Ángel» y «El Baño Turco»), pidiendo al Estado y a los particulares que completen esta iniciativa.

Escondido en Estoril

Nick Willing, uno de los hijos de Paula Rego, relata que «en aquella época mi madre hizo muchas obras de estilo figurativo criticando a Salazar. La policía política siempre la vigilaba cuando venía a Portugal. Prácticamente todos aquellos cuadros tuvieron que cambiar de nombre, y sólo unos pocos sabían lo que significaba». ‘O Impostor’ es, según Willing, una de las pocas obras que ha conservado su nombre original: «Por miedo a que la detuvieran, mi madre lo escondió en casa de sus padres en Estoril»: allí permaneció olvidado y, hacia 1990, durante una reforma interior, la familia se sorprendió al encontrarla oculta en un compartimento secreto tras una cortina.

Rego en Cascais

En septiembre, el Ayuntamiento de Cascais había revelado a Lusa la compra del cuadro «El Exilio» (1963), por 240.000 euros, y la donación de los lienzos «Día» y «Noche» (1954), todos de la colección de la familia del pintor, al acervo de la Casa das Histórias Paula Rego, museo dedicado a la obra del artista en ese municipio.

Noticias Relacionadas

Iter ab Emerita Salmanticam

En honor a la verdad, la calzada que construyeron los romanos para vincular Mérida (Emerita Augusta) con el norte peninsular -muy probablemente sobre un camino