Hispanidad, pilar de valores éticos

Iberia: Maestra de la vida y de la historia

Comparte el artículo:

Un júbilo desbordante llena los corazones de los zaragozanos y aragoneses celebrando cada 12 de octubre la festividad de su patrona, la Virgen del Pilar, ese mismo gozo se proyecta desde Zaragoza al resto de España en su Fiesta Nacional y a muchos lugares del mundo para recordar una efeméride trascendental: La Hispanidad.

Esta festividad es la fecha más señalada del recuerdo y del encuentro de España con una parte importante de su pasado. Zaragoza, con su especial localización en un “Íber” (ribera en griego), término que el latín adaptó a “Hiberus flumen” (río Ebro), que ha dado nombre a la Península Ibérica (la Hispania del Imperio Romano) y a los pueblos Íberos, se convierte en símbolo de una religiosidad de siglos y de un Estado, España, que, junto a Portugal, acometieron una de las hazañas más señeras de la Historia de la Humanidad: la Primera Globalización.

El análisis de hechos históricos tan relevantes, el aprendizaje de decisiones y actos que hay que juzgar desde la perspectiva de aquellos tiempos, la aplicación de aquellas enseñanzas, suprimiendo los errores, a los tiempos presentes y futuros, deben ser el buque insignia de la vocación ibérica, por establecer lazos de unión entre todos los países de habla española y portuguesa (Iberofonía). Nada mejor que este día para recordarlo y proponerlo.

Como dijo el poeta portugués Fernando Pessoa: “Lo que conviene de forma suprema es crear, desde este momento, la ibericidad (iberidad). Hacer converger todas las energías de nuestra alma hacia un fin. Este fin es Iberia, Iberia como hermana espiritual de las Américas ibéricas”.

Sin entrar en el pensamiento ideológico de la conquista o de los variados sentimientos de los muchos iberistas que ha dado la historia, hay evidencias genéticas, culturales, idiomáticas, religiosas, científicas, hasta económicas, que justifican ese hermanamiento de naciones en torno a una Comunidad Íber que estudie con seriedad y realismo los problemas actuales internos y del Planeta, y tenga capacidad para aportar soluciones reales que garanticen su supervivencia y la de los seres que lo pueblan.

Es el propio planeta que habitamos quien exige que, frente a las actuales potencias hegemónicas (Estados Unidos y China) surja una alternativa, la Comunidad Íber, que con mayor altruismo ejerza un equilibrio, entre capacidad planetaria para mantener sus seres vivos y las verdaderas necesidades de consumo.

No podemos aceptar desde la Hispanidad que nuestro planeta tiene un fin próximo e inevitable, y que la solución está en la huida al espacio o a otros mundos, como proponen dos de las más grandes fortunas: Jeff Bezos, dueño de Amazon, que pretende construir estructuras que orbiten alrededor de la Tierra con capacidad para un millón de personas, o Elon Musk, que ha fijado sus objetivos humanos y económicos en Marte, y quiere crear colonias permanentes en él.

Nada mejor que Zaragoza, que es resistente pilar de fe religiosa, de costumbres y ética ejemplares, de emprendimiento económico, de cultura ibérica expandida hacia Oriente y Occidente, para realizar un canto a la Hispanidad que fuimos y hacia la Hispanidad que el mundo necesita.

Evitar progresivamente el Calentamiento Global Antropogénico, establecer medidas para acabar con el hambre en el mundo, plantear seriamente el problema de la superpoblación, evitar el agotamiento de los recursos naturales, crear una atmósfera de paz entre las naciones, pueden ser objetivos generales de esa nueva ética mundial que necesitamos, y que puede sustentarse en ese pilar solidario, estable y perenne, que es la Hispanidad.

 

D. Casimiro Sánchez Calderón

Presidente de Honor del Partido Ibérico Íber

Luis Javier Calvo Calvo

Miembro-representante de Íber en Aragón

Noticias Relacionadas

Símbolos da JMJ em Sesimbra

Os símbolos da Jornada Mundial da Juventude, que vai acontecer no próximo ano no país, estiveram presentes na Paróquia do Castelo de Sesimbra. A presença