Marcelo Rebelo de Sousa convoca elecciones parlamentarias para el 30 de enero

En Portugal es el jefe del Estado quien tiene el poder de disolución del Parlamento y de fijar una fecha para las elecciones

Comparte el artículo:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

El presidente de la República portuguesa, Marcelo Rebelo de Sousa, ha firmado este domingo el decreto que disuelve oficialmente el Parlamento y convoca elecciones anticipadas para el 30 de enero. La firma del decreto ha sido anunciada por la Presidencia en un comunicado, un mes después de que el jefe del Estado informase al país de que convocaría elecciones parlamentarias para el día 30 de enero.

Rebelo de Sousa ha esperado al plazo límite que establece la ley para disolver el Parlamento, que acababa este domingo, para dejar tiempo al Congreso para tramitar el número máximo posible de iniciativas legislativas que estaban pendientes, como la ley de la eutanasia -que después terminó vetando- o medidas anticorrupción.

La disolución del Parlamento se produce después de que el Presupuesto para 2022 presentado por el Gobierno socialista de António Costa fuese rechazado en el Congreso a finales de noviembre, con los votos en contra de sus antiguos socios de izquierda -comunistas y Bloco- y de toda la derecha. Ante esta situación, el presidente decidió que convocar elecciones sería la mejor solución para salir del bloqueo, que se ha producido justo a mitad de legislatura.

Una de las diferencias entre el sistema parlamentario portugués y el español está en quién tiene el poder de convocatoria de elecciones. Es decir, quién pone fecha a las siguientes elecciones. En el caso portugués, bajo una serie de condiciones de inestabilidad, es el jefe del Estado. En el caso español, es el primer ministro (presidente del Gobierno) quien tiene esa plena potestad.

Noticias Relacionadas