Español Portugués, Portugal

Trece semanas después del encuentro de Elvas-Badajoz, en el que se escenificó la reapertura de fronteras ibéricas, el presidente de la República de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, y el rey de España, Felipe VI, se han reunido en Galicia.

El tercer encuentro entre los dos jefes de Estado ibéricos se ha producido por la presencia de ambos en la II Edición del Foro de «La Toja» – Vínculo Atlántico 2020, en el que se han discutido los efectos que la pandemia está teniendo en los diferentes ámbitos sociales. Además de Marcelo, en este foro, que pretende ser un evento de referencia en el debate intelectual y académico, también van a participar los portugueses Carlos Moedas y Bruno Maçães.

El presidente de Portugal ha llegado a la isla de «A Toxa» (provincia de Pontevedra) acompañado por el rey; apuntando con el dedo a la comunidad internacional. «La comunidad internacional falló. No por descubrir la pandemia demasiado tarde. Falló al cambiar de posición sobre la pandemia varias veces. Fracasó cuando grandes poderes del mundo decidieron actuar solos; sin colaboración; con egoísmo; con aislacionismo; dando mal ejemplo a lo que debía ser el multilateralismo ante un problema común», ha expuesto Marcelo Rebelo de Sousa en un discurso realizado en castellano y portugués.

Rebelo de Sousa también ha señalado los cambios que se están produciendo en la geopolítica internacional, donde estamos asistiendo a un crecimiento de polos (los «bloques» americano, chino y ruso recuerdan la situación vivida en la «Guerra Fría»), pero que no está siendo alentado ni acompañado por las diferentes instituciones internacionales; destacándose aquí la Unión Europea y la futura Presidencia portuguesa de la misma.

Felipe VI ha afirmado que España «es un país europeo que reconoce la importancia de la integración para la estabilidad política y la prosperidad social y económica, que se proyecta de forma natural hacia el Mediterráneo y que, con Portugal, contribuye a articular en el Atlántico la gran familia iberoamericana, que hoy también sufre los efectos de la pandemia global. Ante esta realidad, España y Portugal expresan su más firme solidaridad y su compromiso por contribuir de forma eficaz a la superación de esta situación».

El rey de España ha comenzado su intervención en gallego y en portugués, para referirse al foro como lugar de diálogo para identificar retos comunes. En el auditorio estaban los expresidentes del Gobierno Felipe González y Mariano Rajoy; la ministra de Industria Comercio y Turismo, Reyes Maroto, y el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, que le ha expresado «cariño y admiración» por su persona y por la monarquía constitucional. Feijóo ha deslizado un juego de palabras: «Mi presidente de la república es Marcelo Rebelo de Sousa».

Felipe VI ha añadido que «en todas las conversaciones entre Portugal y España el Atlántico será siempre un eje fundamental de nuestra proyección y nuestra forma de estar en el mundo». De hecho, ha remarcado que ambos países son «naciones europeas y americanas. «Sin América, tan presente en nuestra Historia, seríamos otra cosa, mucho menor sin duda», ha proseguido el rey, añadiendo que con América ambas culturas «se ensanchan hasta hacerse universales».

Desde la reapertura de fronteras en la UE, todas las visitas de Estado de Marcelo Rebelo de Sousa han sido a territorio español. Antes de la presencia en el Foro «La Toja», el rey de España y el presidente de la República portuguesa tuvieron un encuentro en privado, con el propósito de reforzar las relaciones luso-españolas en el momento actual. El 21 de julio tuvieron otro encuentro privado en el Palacio de la Zarzuela que incluyó una visita al Museo del Prado.