Los trabajadores transfronterizos podrán elegir médico o colegio a ambos lados de La Raya

Las ministras de Trabajo portuguesa y española firmaron el acuerdo en la cumbre de Trujillo

Comparte el artículo:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

La próxima aprobación de un estatuto de los trabajadores transfronterizos les permitirá ampliar los servicios públicos de los que disponen a un lado y al otro de La Raya. Tanto ellos como sus familias “podrán elegir entre la seguridad social española o portuguesa y también tendrán las mismas oportunidades de acceso a colegios, guarderías, oficinas de empleo o residencias de mayores”, resalta el alcalde de Valença, José Manuel Carpinteira, trasladando el anuncio de la ministra lusa de Trabajo, Ana Mendes, quien firmó el documento con su homóloga española, Yolanda Díaz, en la cumbre de Trujillo.

La medida afecta a quienes, trabajando en el país vecino, vuelvan a su casa al menos una vez a la semana, “siempre que se trate de residencias y lugares de trabajo en territorios transfronterizos”, destaca el primer edil portugués. El ámbito de esa franja, que en principio se situó en 20 kilómetros desde La Raya, así como el censo real de trabajadores, quedará determinado en el estatuto.

El anuncio ha provocado la alegría en la eurociudad Tui-Valença, que acoge el 40 % de todos los desplazamientos por carretera entre España y Portugal. Esto la convierte también ahora en el kilómetro cero de una nueva normativa que afectará directamente a los 10.000 trabajadores de la provincia de Pontevedra y el distrito de Viana do Castelo que, según los datos de la Universidad de Vigo, cruzan la frontera para trabajar.

“Hay que felicitar a los dos Gobiernos por comenzar a dar respuesta a una demanda histórica. Los trabajadores transfronterizos tendrán por fin una seguridad jurídica de la que carecían y el acceso a los servicios públicos, con garantías de movilidad y conciliación de la vida laboral y familiar”, destaca el alcalde de Tui, Enrique Cabaleiro. Con su homólogo valenciano, José Carpintera, estiman en más de un millar los trabajadores transfronterizos que hay en su eurociudad, de 31.000 habitantes. “Tenemos trabajadores en el ayuntamiento que viven en Tui o Baiona y en los parques empresariales, vecinos de O Porriño”, señala.

Ambos coinciden en que el ámbito del territorio transfronterizo ha de ampliarse hasta la provincia de Pontevedra y el distrito de Viana do Castelo y en la necesidad de que la eurociudad consiga también forma jurídica. “Es un momento histórico porque el estatuto va a dar los mismos derechos a los trabajadores de uno y de otro lado de la frontera. Estamos satisfechos”, señala Carpintera. Desde el Ayuntamiento de Valença indican que “en el distrito de Viana hay 2.057 trabajadores gallegos con seguridad social portuguesa y 3.461 portugueses con la española en la provincia de Pontevedra”.

“Es el momento de dotar también de un estatuto jurídico propio a las eurociudades que también evite las fronteras administrativas que suponen grandes trabas a día de hoy”, advierte el regidor tudense Cabaleiro.

Tui y Valença cumplen diez años como eurociudad y aspiran a acoger una cumbre ibérica

Tui y Valença conmemorarán el próximo 10 de febrero sus primeros diez años como eurociudad. El nuevo estatuto del trabajador se recibe en este ámbito como un primer logro para eliminar las fronteras administrativas que impiden estrechar aún más la convivencia de tudenses y valencianos. Los alcaldes Cabaleiro y Carpinteira tienen muy clara su dependencia. “No puede volver a pasar que se nos separe. Si hubiera un nuevo confinamiento o cierre, Valença y Tui tendrían que estar juntas siempre”, defienden ambos.

Cabaleiro se apoya en el discurso de la vicepresidenta del Gobierno Teresa Ribera, porque su argumentación en la cumbre de Trujillo es la que la eurociudad proclama hace años. “Trabajamos para evitar una frontera judicial y administrativa donde las personas están acostumbradas a convivir a menos de 20 kilómetros de distancia, acompañándose, buscando trabajo y servicios en pueblos que están muy próximos aunque pertenezcan administrativamente a países diferentes”, indicó Ribera.

Noticias Relacionadas