Español Portugués, Portugal

Del mismo modo que un histórico concurso dio al pueblo de Monsanto el premio de la «aldeia mais portuguesa», desde EL TRAPEZIO queremos otorgar la distinción del «pueblo más ibérico». Nos comprometemos a visitarlo y realizar un reportaje. Pueden dar su voto (argumentado) en ([email protected]).

Monsanto es un pueblo relativamente cercano a la Raya y situado en la cima de una montaña. Esta aldea destaca por sus piedras graníticas, cuya portugalidad tiene más que ver con la estética del Portugal medieval, que con la estética renacentista manuelina o la moderna lusa que todos identificamos en las calçadas, azulejos y ventanas portuguesas.

No estamos buscando a posibles capitales que representasen un referente para lo luso y lo español, como podrían ser Santiago de Compostela, Ceuta o Sevilla. Tampoco queremos pueblos primitivos íberos o hispano-romanos. El criterio para ser el «pueblo más ibérico» es que haya habido una permanente comunicación cultural y lingüística, incluyendo matrimonios mixtos, entre ambos lados de la Raya, y como consecuencia de ello, haya una cierta cultura híbrida, una intercomprensión de ambos idiomas (o de un tercero que puede ser el gallego o el mirandés-asturleonés) y que también tenga una cierta proyección transregional peninsular, en el sentido de no ser simplemente un pueblo parado en el tiempo y completamente aislado de los propios países que pertenecen. Probablemente ese mítico y utópico lugar de iberismo vivencial se sitúe en algún punto de alguna vieja ruta de contrabando.

El pueblo que estamos buscando probablemente esté en la Raya seca, es decir, donde un río caudaloso no haya impedido un contacto fluido. También es verdad que sí que nos valen aquellos puntos donde haya puentes antiguos o conexiones fluviales tradicionales. Por ejemplo, el puente internacional de Tui-Valença, data de 1884 y cuenta con conexión ferroviaria y de automóviles. Desde mitad de los noventa existe un puente nuevo. La circulación transfronteriza Tui-Valença supone el 50% del total. Otro punto de fuerte circulación es el de Vilar Formoso-Fuentes de Oñoro, también con conexión ferroviaria y por carretera (y probablemente antes de final de año con autopista); se trata del trayecto habitual de camineros, turistas y emigrantes que vienen de Francia. La frontera, entre Vilar Formoso y Fuentes de Oñoro, separa calles que conectan ambos municipios. Vilar Formoso será sede de la Eurociudad Puerta de Europa, que está en proceso de creación, entre las localidades de Fuentes de Oñoro, Vilar Formoso, Almeida y Ciudad Rodrigo. En ese sentido, y según nos afirmó en una entrevista para EL TRAPEZIO, António Reinas de la Radio Fronteira, la parte rayana portuguesa absorbe más la cultura española que viceversa. Es, asimismo, una zona donde se comparte la memoria de la guerra peninsular contra Napoleón. Por tanto, Vilar Formoso es un firme candidato.

Está el caso emblemático e insoslayable de Rio de Onor (de Portugal) y Rihonor de Castilla que forman una población única. Tampoco nos podemos olvidar de Barrancos, población portuguesa que coincide con una incursión que hace la Raya hacia el interior de España en la parte sur. Barrancos probablemente es el pueblo más español del territorio portugués. Del mismo modo cabe decir de Olivença, que podría ser el pueblo más portugués del territorio español. No obstante, la singularidad de Barrancos es notable. Además de su historia solidaria con los españoles republicanos durante la Guerra Civil, Barrancos es un pueblo de tres lenguas, cuyos habitantes dominan el portugués, el español y el barranqueño, que es un portuñol, con algo más de portugués que español. El portuñol también existe en América, en toda la frontera de Hispanoamérica con Brasil, destacándose dos fenómenos concretos: 1) el portuñol riverense en Uruguay y 2) la comunidad brasiguaya, que son descendientes de brasileños que viven en Paraguay y que dominan a la perfección tanto el portugués como el español. La madre y los abuelos maternos de Andreia Rodrigues, periodista de EL TRAPEZIO, son de Barrancos, y ella los recuerda hablar en barranqueño.

Del punto de vista del iberismo político, la historia de Barrancos tiene un episodio interesante porque el General Prim visitó esta ciudad en 1866 ya batiéndose en retirada en un pronunciamiento fallido y ya camino del exilio, donando el armamento, un cuadro (firmado por Prim) y una espada a las autoridades de Barrancos. Estos dos últimos fueron expuestos en el Museo Municipal de Arqueología y Etnografía en 2008. La excepcionalidad de Barrancos también está en que es el único pueblo donde legalmente se puede matar al toro en las touradas portuguesas.

Aquellos municipios portugueses que llevan en el nombre la palabra Raia tienen su ibericidad ya explicitada, como por ejemplo Vilarelho da Raia o Vila Verde da Raia en la Eurociudad Chaves-Verín, o de Soutelinho da Raia o Cambedo da Raia que forman parte de aquellos pueblos promiscuos por donde desaparecía la línea de frontera, como fue el caso del Couto Mixto y su “república” independiente.

En la triple frontera entre Galicia, Zamora y Portugal, lugar de mucho contrabando, donde está un montículo llamado el Penedo dos Tres Reinos (también llamado Fraga dos Tres Reinos) y la Fuente de los Tres Reinos (Portugal, Galicia, León), hay municipios interesantes como Moimenta, Castromil, Hermisende y A Mezquita. Cuenta la leyenda que los reyes de los tres reinos convocaron una reunión en aquel punto para crear una zona en donde pudiesen abastecerse de agua todos los habitantes de los alrededores. Existen tres cruces esculpidas en la roca del montículo, cada una mirando a cada reino. En la comida entre los reyes, cuenta la leyenda que habrían afirmado: «bebemos da mesma fonte, comemos na mesma mesa (Fraga dos Três Reinos) cada um voltado para o seu reino». Probablemente sea la fuente más ibérica de todas. Si bien, lo que buscamos es el «pueblo más ibérico».

Existen muchos candidatos como Portelo, Calabor, Miranda do Douro, Fermoselle (recordemos que lo sefardí en la Raya representa lo ibérico), Sendim, Bemposta, Freixo de Espada à Cinta, Saucelle, La Fregeneda, La Bouza, Puerto Seguro, Aldea del Obispo, Vale da Mula, La Alamedilla, Batocas, Almeida, Navasfrías, Albergueria, Aldeia da Ponte, Valverde del Fresno, Cedillo (que está en el pico de una incursión de La Raya al interior de Portugal), Valencia de Alcántara (vieja conexión ferroviaria con Marvão entre España y Portugal), La Fontañera, La Rabaza, La Codosera (puente internacional más pequeño del mundo en el poblado de Marco), y sin duda, Elvas (ciudad eminentemente bilingüe con una cultura con influencias extremeñas de Badajoz). Como no, también Olivenza y Táliga (ambas con un pasado luso y castellano), Villanueva del Fresno, Valencia del Mombuey, Oliva de la Frontera, Rosal de la Frontera, Paymogo, Alcoutim, Sanlúcar de Guadiana, Castro Marim, Vila Real de Santo António y Ayamonte. Animamos a nuestros lectores a que visiten estos pueblos y nos den su parecer.

El Tratado de Alcañices de 1297 (pueblo que también conviene postular) estableció un intercambio de pueblos de frontera que nos puede dar pistas de lo que buscamos. Castilla dio a Portugal: Campo Maior, Olivenza, Ouguela, Almeida, Castelo Bom, Castelo Melhor, Castelo Rodrigo, Monforte, Sabugal, Sastres, Vilar Maior y San Felices de los Gallegos (que sólo estuvo tres décadas en posesión de Portugal). Castilla, a cambio, recibió los derechos portugueses de las tierras Ayamonte, Santiago de Alcántara, Herrera de Alcántara, Valencia de Alcántara, Aroche y Aracena.

Como pueden ver hay muchos candidatos que cumplen algunos requisitos, pero no todos. Seguro que me he olvidado de algunos municipios luso-españoles interesantes, por eso necesitamos vuestra participación. Esperamos sus candidaturas para elegir al «pueblo más ibérico» de la Península ([email protected]).

 

Pablo González Velasco es coordinador general de EL TRAPEZIO y doctorando en antropología iberoamericana por la Universidad de Salamanca

*Agradezco a Juan Antonio Martín Sánchez y Moisés Cayetano Rosado por las informaciones sobre municipios rayanos que me han ofrecido.