Español Portugués, Portugal

El primer ministro portugués ha afirmado este miércoles que la Comisión Ejecutiva de TAP tiene el deber legal de llevar a cabo una «gestión prudente», por lo que «no tiene credibilidad» un plan de rutas aéreas sin información previa sobre la estrategia de reapertura de las fronteras de Portugal. «No tiene credibilidad ningún plan de rutas definido por TAP, sin la previa información sobre la estrategia de reapertura de fronteras definida por la República Portuguesa», ha dicho António Costa a la Agência Lusa; un mensaje que ha sido republicado en el Twitter del primer ministro.

Las palabras de Costa dirigidas al Comité Ejecutivo de TAP han sido duras. Es la primera vez que lo hace durante este pulso entre el Estado y la compañía aérea, que ha pedido ayuda para hacer frente a los graves problemas financieros que atraviesa. «Me veo obligado a recordar al Comité Ejecutivo de TAP los deberes legales de una gestión prudente y responsable, que no son compatibles con la definición, divulgación y promoción de planes de rutas, cuya viabilidad depende de la voluntad soberana de la República en la gestión de sus fronteras». Así ha sido su respuesta al plan de reanudación de rutas aéreas a partir de junio, que ha sido ampliamente criticado por tener pocos vuelos desde Oporto.

En estas respuestas, el primer ministro comienza recordando que «la gestión de las fronteras es responsabilidad soberana del Estado portugués», y que la «pandemia ha exigido y exige, por tiempo aún indeterminado, la imposición de restricciones a la circulación en las fronteras terrestre, marítima y aérea».

Voces críticas

António Costa se une, así, a las voces críticas con la decisión de TAP. El lunes por la tarde, el presidente de la República, Marcelo Rebelo de Sousa, ha afirmado que «sigue la preocupación manifestada por varios partidos políticos y alcaldes, por el plan de reanudación de rutas de TAP; en particular, por lo que se refiere a Oporto».

Marcelo Rebelo de Sousa ha transmitido esta posición, en respuesta a la Agência Lusa, que ha preguntado sobre el plan de rutas aéreas para los próximos dos meses hecho público por TAP. Un plan que está compuesto, principalmente, por vuelos de conexión a Lisboa, y que ha recibido numerosas críticas.

Este plan ha sido criticado por el alcalde de Oporto, Rui Moreira, y los alcaldes de municipios como Gondomar, Valongo y Vila Real, y por dirigentes del PS, del PCP y del BE, entre otros.

En conferencia de prensa, Rui Moreira ha acusado a TAP de «imponer un confinamiento a Oporto y al norte del país»; añadiendo que, con este plan de rutas aéreas, la compañía «abandona el país, porque estar solo en Lisboa significa abandonar el país».

También en conferencia de prensa, el secretario general adjunto del PS, José Luís Carneiro, ha instado a TAP a corregir el plan de rutas hecho público; considerando que la decisión del comité ejecutivo de la compañía aérea de reducir vuelos y destinos «perjudica el interés nacional».

Por su parte, el presidente del PSD, Rui Rio, ha considerado que TAP está asumiendo que es una compañía aérea regional, limitada a la antigua provincia de Estremadura, razón por la cual no puede contar con el apoyo de una empresa estratégica nacional.

«Si es así, como dice TAP, entonces no estamos ante una empresa nacional, sino ante una empresa de orden regional; limitada, más o menos, a la antigua provincia de Estremadura [portuguesa]: la Gran Lisboa. Una empresa que no responde adecuadamente a los aeropuertos de Faro; Funchal; Ponta Delgada, y Oporto, por lo que no es una empresa nacional, sino regional», ha afirmado el presidente del PSD.

Rui Rio, ex presidente de la Cámara de Oporto, ha defendido, después, que «una empresa regional no puede tener los apoyos que tiene una empresa que es estratégicamente importante para todo el país. Si TAP entiende que sólo debe gestionar un aeropuerto, creo que ha quedado relegada en cuanto a ser una empresa nacional. Esto para mí está claro», ha señalado el líder socialdemócrata.