Español Portugués, Portugal

La 75ª Asamblea General de las Naciones Unidas, que este año ha tenido que ser realizada virtualmente debido a la dificultad de realizar reuniones presenciales por la pandemia de la Covid-19, ha quedado marcada por posturas antagónicas en un encuentro que tenía como lema: «Hacer que la ONU sea relevante para todos: liderazgo global y responsabilidad compartida para sociedades pacíficas, justas y sostenibles».

En los discursos pregrabados de los jefes de Estado y de Gobierno de los diferentes países, hemos tenido los más variados llamamientos. Si el secretario general, António Guterres, ha alertado del enorme desafío al que se enfrenta la humanidad, y que puede compararse con la Segunda Guerra Mundial, Trump y Bolsonaro han optado por discursos de confrontación que están siendo criticados abiertamente.

Portugal ha estado representado por segundo año por el primer ministro António Costa, que ha centrado su mensaje en la defensa del multilateralismo; advirtiendo al mundo del período de «Guerra Fría» hacia el que nos dirigimos. Una situación que también ha remarcado Guterres, que ha pedido un nuevo compromiso para que una futura vacuna sea distribuida de forma justa para todos.

Según el líder del Gobierno portugués, la emergencia mundial vivida debido a la pandemia de la Covid-19, y que está aumentando la desigualdad entre países, debe conducir a una mayor cooperación internacional entre las diversas organizaciones de la sociedad civil, pues sólo así será posible salir de la crisis actual. Tampoco se ha olvidado del rechazo a la creciente ola populista que azota Europa y el mundo.

Presidencia portuguesa de la Unión Europea

En este discurso ante la Asamblea de la ONU, António Costa ha recordado que Portugal se prepara para asumir la Presidencia de la Unión Europea en el primer semestre de 2021, con la vocación de continuar con la promoción de los Derechos Humanos; la preservación de la paz y la seguridad mundiales, y la apuesta por políticas que conduzcan a un desarrollo sostenible. En este sentido, Portugal y Kenia organizarán el próximo año la Conferencia de Océanos de las Naciones Unidas.